Ana Boyer no ha querido perderse el Masters de Madrid de tenis. Este lunes la hija de Isabel Preysler se dejó ver en la Caja Mágica, donde acudió para apoyar a su marido, Fernando Verdasco, que jugaba en el torneo. También acudió la suegra del tenista, acompañada de Mario Vargas Llosa, y hubo algo que llamó la atención. Su hija, Ana Boyer, no se sentó junto a ellos, sino que presenció el espectáculo deportivo alejada de su madre y del escritor con el que comparte su vida.

Artículo relacionado

Algunos creen que el hecho de que Ana Boyer no se sentase junto a su Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, durante el Masters de Madrid de tenis, podría deberse a que al ser esposa de Fernando Verdasco podría tener un sitio VIP especial. Otros ven en el gesto de la empresaria una prueba de un posible distanciamiento con su madre a raíz de su relación con el escritor.

En el programa de Bertín Osborne, ‘Mi casa es la tuya’, Tamara Falcó habló de los orígenes del noviazgo entre Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa. En la entrevista contó que su hermana, Ana Boyer, reaccionó de forma airada cuando conoció la relación de su madre con el escritor a través de una revista. “¡Mami, me dijiste que erais solo amigos!”, le dijo a Isabel Preysler, según contó Tamara Falcó.

La hermana de Ana Boyer, al contrario que ella, sí que suele dejarse ver junto a su madre y Mario Vargas Llosa en actos públicos. Aunque la empresaria e Isabel Preysler niegan que haya una relación tensa entre ellas, lo cierto es que abandonó la casa familiar y se fue a vivir con Fernando Verdasco al poco de conocerse su historia de amor con Mario Vargas Llosa.