Rocío Flores es famosa desde la cuna pero no hay duda de que ha sido en el último año cuando su vida más ha cambiado, aunque no en todo lo que ella hubiera deseado. Hace un año que la hija de Antonio David Flores se preparaba para dar el paso más importante y determinante de su vida: defender a su padre en televisión. 'GH VIP 7' arrancó el 11 de septiembre del 2019 -pronto se cumplirá un año- y la gran sorpresa fue ver a la hija de Rocío Carrasco, valiente y guerrera, como su defensora. Luego llegaría su viaje a Honduras para participar en 'Supervivientes 2020' y su gran salto a la fama.

Artículo relacionado

Tras todo esto, la vida de Rocío Flores se ha visto de forma inevitable más expuesta (si cabe) e incluso la hemos visto transformarse físicamente y tener un verano lleno de lujos y diversión. Pero hay algo que no cambia y es la mala relación con su madre. A pesar de las súplicas, llamamientos y mensajes directos desde la pantalla de televisión de la joven, Rocío Carrasco sigue inamovible y en sus trece, alejada de sus hijos y del resto de su familia.

Un año que ha sido una montaña rusa de sentimientos y experiencias para Rocío Flores y del que ha hecho balance, de alguna manera, en Instagram. La hija de Antonio David Flores ha publicado en sus historias una reflexión bastante amarga conociendo todo lo que le ha ocurrido y tras quemar sus últimos cartuchos sin éxito. "Este año me enseñó a no planear tanto la vida", ha publicado Rocío Flores.

Rocío Flores

Así, la nieta de Rocío Jurado ha querido dejar claro que está empezando a disfrutar el momento y a no darle más vueltas a todo aquello que no está en su mano. Y dice mucho también de la actitud a la que se enfrenta a sus polémicas familiares. Rocío Flores ha vivido experiencias este 2020 irrepetibles y enriquecedoras que nunca planeó de la misma manera que deseó que su salto televisivo (y su oportunidad de ser escuchada) tuviera una respuesta y de momento esta no ha llegado.