Cuando todo parecía mar en calma para Rosario Mohedano y Rosa Benito, tras la misteriosa cancelación de actuación en Chipiona que tantas ampollas levantó, las cosas han vuelto a torcerse para ellas. Ha sido el padre de la artista Amador Mohedano el que, en un arrebato de sinceridad, ha tirado por tierra la versión que Rosa Benito publicó sobre el motivo de la no celebración de la actuación de su hija en la tierra de la más grande.

Artículo relacionado

En la víspera al arranque de la semana cultural homenaje a Rocío Jurado en Chipiona, que Rocío Flores ya anunciara en su Instagram, se reunió gran parte de la familia de la homenajeada artista. Estuvieron Ortega Cano, por supuesto, con Gloria Camila, en su primera reaparición pública como mujer soltera, y Amador, pero ni rastro hubo de Rosario ni de Rocío Carrasco, aunque esto último no es nada nuevo.

Habían pasado unos días desde que se armara la marimorena cuando Rosario Mohedano canceló su recital sin mayores explicaciones, pero ahí estuvo su madre, Rosa Benito, para dejarlo todo bien clarito. En un comunicado que compartió en Instagram dejaba claro que esta polémica cancelación se debió a motivos "ajenos a la artista" y que tenía que ver con "problemas técnicos" que no tuvieron solución.

Y a falta de Rosario bueno es Amador, así que los periodistas no han dudado en preguntar a este sobre cómo está su hija después de este asunto que tanto dolor le produjo. "‪Me hacía especial ilusión y tengo el corazón roto", escribió Rosario en su Instagram el pasado 15 de agosto. Pero, según su padre, no solo era el corazón lo que tenía roto, también su voz. "Rosario venía del norte y hablando con ella por la noche me dijo "papá, me molesta un poquito la voz". Le dije que tranquila y que si por la mañana estaba igual se hacía un certificado médico", ha contado Amador que con esto ha desmontado por completo la versión oficial de la cancelación.

¿Ha echado Amador sin querer más gasolina a un fuego que aún estaba en ascuas? Lío montado.