A Paz Padilla le ha pasado ‘un Antonio Tejero’. Que de ser personas delgaditas y sin nada de músculo, han pasado a verse con cuerpos de verdaderos atletas. Su trabajo les ha costado. Ahora están orgullosos de lo que han conseguido gracias a la constancia y se encuentran mejor que nunca.

Artículo relacionado



Sabemos por la propia Paz que ella siempre ha sido una persona muy nerviosa. Con toda su actividad quemaba calorías con un parpadeo y poseía un metabolismo rapidísimo. Ahora ha aprovechado toda esa energía que tiene a su disposición y la ha canalizado a través del deporte y los entrenamientos. Sus sesiones de gimnasio son sagradas y agradece cada progreso que consigue. No nos debe extrañar su evolución, pues realmente se ha volcado con este objetivo.

Ahora presume de uno de los cuerpos más atléticos de la televisión, trabajados a conciencia y que aprovecha para lucir practicando aún más deporte. Padilla está enganchada a las endorfinas que se liberan cuando se practica actividad física y raro es el día que deja pasar sin poner en práctica algo de lo aprendido con tanto entrenamiento. La playa, por ejemplo, es un lugar perfecto en el que cumplir con nuestros objetivos deportivos, practicando ejercicios aeróbicos como la natación, las palas, piragüismo o como Paz prefiere, haciendo ‘paddle surf’ una modalidad con la que se trabajan brazos, abdomen y piernas, es por eso uno de los deportes más completos y preferidos por famosas como Taylor Swift, que también se decanta por esa opción cuando le toca entrenarse en verano.