¡Y quién no se habría enamorado como una chiquilla de él! Alejandro Sanz anoche, en las terceras audiciones a ciegas de ‘La Voz’ aprovechaba su estrecha relación con Malú para picarla un poquito y recordarle su pasado loquita por sus huesos.

Artículo relacionado

“¿Tú sabes que yo de chica creía que eras mi primo de verdad?”, decía la sobrina de Paco de Lucía, “no, tú de chica estabas enamorada hasta las trancas de mí”. BOOOM. Nosotros, si nos hubiéramos criado teniendo al lado a este ídolo de la música, también habríamos andado suspirando. ¡Ya lo hacíamos sin conocerlo, imaginad cuál sería nuestro grado de enamoramiento profundo si lo hubiéramos visto cada dos por tres!

Malú se salía por la tangente, un poco como la chiquilla vergonzosa que no quiere reconocer según qué cosas y continuaba con su parrafada. “Cuando yo decía en el colegio ‘es mi primo’”… y él seguía “me perseguías todo el día, me tenías hasta aquí (se toca la frente). Era un mico, e iba todo el día detrás de mi. Pegada. ¿Te acuerdas?” y entonces ya sí a Malú no le quedaba otra que reconocerlo, “qué imagen”.

La de anoche estuvo repleta de ‘zascas’ a la pobre Malú, que recibió por todos lados. Además de este momento sonrojante de su pasado como enamorada de Sanz, una concursante le vaciló. Como lo leéis. Alma, de solo 16 años, conquistó a la ‘coach’ con su voz única. De hecho, fue la única que accionó el pulsador. La adolescente no lo pudo ver porque cantó oculta tras un gran cortinaje, y cuando Malú le dijo que se iba a su equipo, Alma, toda chulita, contestó “bueno, eso ya lo veremos”. Malú tuvo que explicarle que se iba con ella sí o sí, pues era la única que la había ‘pedido’. Después la joven se sentía muy mal y trató de aclarar el malentendido. La artista se rió de su contestación y se lo tomó a broma.