Hace unas semanas Alejandro Sanz invitó a Bertín Osborne a Miami. No estuvieron en la casa del artista, pero no por ello se sintió menos cómodo con el showman, con quien habló largo y tendido de las capítulos más importantes de su vida: su carrera, sus padres y, cómo no, de sus hijos, con quienes no ha pasado tanto tiempo como le hubiera gustado. Pero el cantante ha intentado ponerle remedio y así nos lo ha demostrado en su cuenta de Instagram.

Artículo relacionado

Padre de cuatro hijos, el cantante tiene una espinita clavada sobre ellos: no les ha visto tanto como le hubiera gustado, sobre todo a los mayores. Manuela, de 17 años, fruto de su relación con Jaydy Michel, vive en México, y Alexander, de 15 años, es el segundo hijo de Alejandro Sanz, fruto de una relación extramatrimonial que el cantante tuvo mientras todavía estaba casado con Jaydy Michel.

"De mis dos primeros hijos me he perdido muchas cosas, de los pequeños no. A Alexander le perdí perdón públicamente por no ir a un concierto de su colegio, se lo tomó fatal y luego lo soborné", le contó a Bertín.

Hace nos días no se perdió la graduación de Manuela y ahora le ha dedicado un bonito mensaje en Instagram tras pasar unos días juntos. “No creo que sea casualidad que amar tenga intrínseca la palabra Mar”, escribió sobre una imagen en la que padre e hija disfrutan contemplando la belleza del mar.