Alejandro Reyes es la última ‘mini celebridad’ en cumplir la mayoría de edad. Los 18 años del hijo de Ivonne y Pepe Navarro han traído consigo el despixele de su rostro, algo que el él ha tomado con naturalidad y lo ha afrontado con una amable sonrisa.

Artículo relacionado

Parece que el joven ha entendido el revuelo que se ha formado en torno a su figura y ha respondido a su primera ‘pillada’ de los fotógrafos con buen talente y humildad. El hijo de Ivonne despierta una enorme curiosidad no solo por ser hijo biológico de quien es, sino también por su vínculo con Pepe Navarro, quien se ha separado recientemente de su última mujer.

Después de que Pepe reusara someterse a las pruebas de paternidad, el año pasado su hija mayor, Andrea, contrató a un detective privado para que tomara unas muestras biológicas del aún menor. Estas fueron cotejadas en un laboratorio con el ADN de su supuesta hermana y dieron como resultado que no compartían padre. Este movimiento fue denunciado por Ivonne que consideró que se trataba de una vulneración de los derechos de un menor.

Ante la justicia, y a pesar de que la familia Navarro presentara el recurso, Alejandro sigue siendo considerado como hijo legal del comunicador. Pero esto no indica que el joven quiera retomar una relación con él, el año pasado Ivonne lo contaba así, “nuestro hijo a día de hoy no quiere saber nada de él”, y tal y como manifiesta OK Diario, la cosa seguirá igual. Alejandro centrado en la única familia que le ha demostrado amor absoluto, la materna, y Pepe Navarro por otro lado.