Cuando cumplió la mayoría de edad, la primera intención de Alejandra Rubio era mantenerse alejada de los medios de comunicación y centrarse en sus estudios y en su trabajo en la noche madrileña. Pero tras adentrarse en el ámbito de la televisión, la hija de Terelu Campos le cogió el gusto y se ha afianzado como colaboradora. Esto también se ha traducido en su éxito en redes sociales. Alejandra, al ver cómo ha aumentado su popularidad, cuenta con casi doscientos treinta mil seguidores en Instagram. De esta forma se ha hecho un hueco como ‘influencer’ y encuentra aquí gran parte de su trabajo. Y además sabe cómo aprovechar el tirón para dar apoyo a una de las personas más importantes de su vida, su padre Alejandro Rubio.

Artículo relacionado

El exmarido de Terelu Campos es un empresario de éxito en el sector de la óptica. Alejandro Rubio cuenta con varios negocios y su hija Alejandra Rubio se ha convertido en su mejor embajadora. La colaboradora no deja de compartir en sus redes sociales algunos de los accesorios que se pueden encontrar en las tiendas de su padre, mencionando y etiquetando a los negocios para darles visibilidad. Esta es una de las formas de publicidad más efectivas que el empresario puede lograr. Su hija, consciente de ello, no duda en echarle una mano y de paso presume de los éxitos empresariales de su padre.

Alejandra Rubio

Alejandra Rubio posa con uno de los complementos de la marca de su padre.

Instagram @alerubioc

Además, Alejandra Rubio encuentra en los complementos que vende su padre uno de sus accesorios favoritos. La hija de Terelu Campos es muy fan de las gafas de sol, así que no es de extrañar la amplia colección con la que cuenta. Una colección a la que ahora ha añadido un complemento de lo más original. Alejandra Rubio ha acudido a uno de los establecimientos de Alejandro Rubio y se ha hecho con una visera de Dior. Un complemento cuyo precio asciende a 420 euros y con el que se ha mostrado encantada.