Alejandra Rubio ha vuelto a abrir su corazón a sus seguidores a través de la nueva herramientas de preguntas del Instagram, donde, por primera vez, ha hablado a sus seguidores de alguien que fue crucial en su vida y a quien llevará, para siempre, grabada en la piel: Beatriz, la pareja de su padre, que falleció en 2017.

Artículo relacionado

Cuando aún no había cumplido los 17, se tuvo que enfrentar a la durísima pérdida de quien, para ella, era un ángel en la tierra. Beatriz marcó las vidas no solo del óptico y de su hija, sino también de Terelu. Cuando la colaboradora dio la noticia en ‘Qué tiempo tan feliz’, estaba devastada. Todos sabemos la estupenda relación que Campos mantiene con el padre de su hija, por lo que fallecimiento de su pareja, por una enfermedad como el cáncer que tanto se ha cebado con su familia, la dejó aniquilada. A raíz de entonces, Alejandra pensó en rendirle homenaje a su manera, a través de los tatuajes, esos que salpican su cuerpo desde la nuca hasta las manos. Y fue precisamente, en donde comienza el cuello donde se hizo grabar ‘Beau’, la manera en la que la llamaba. “Era una de las personas más importantes para mí. Creo que no me volveré a cruzar con una persona igual en mi vida”.

El año pasado, cuando Beatriz debió haber cumplido los 38 pero el cáncer no se lo permitió, la adolescente la recordaba así en redes: “Te quiero con todo mi corazón, Gracias por cuidarme. Siempre en mí, Beau”, acompañaba a su texto una preciosa imagen de la pareja de Alejandro felicísima, sosteniendo un enorme ramo de flores y desprendiendo luz y calidez, como siempre la recordará Alejandra.