Uno de los retos más complicados para Alba Carrillo durante su participación en ‘Gran Hermano VIP’ esno poder hablar de Santi Burgoa. En alguna ocasión le ha resultado inevitable hablar de su actual pareja. Ha desvelado cómo se conocieron, cómo fueron sus comienzos y qué le regaló él por su cumpleaños. Pero cuando ha contado algo sobre Santi siempre lo ha hecho de forma contenida porque él prefiere mantenerse al margen de los programas de televisión y por eso ella intenta no mencionarle ni dirigirse a él. Al menos no de forma directa, porque ahora ha desvelado que le ha enviado varios mensajes con un lenguaje en clave.

Artículo relacionado

Antes de entrar en la casa la modelo y el periodista quedaron en que ella le enviaría mensajes a través del blog con palabras que tienen que ver con una de las grandes aficiones de Santi, el surf. Alba ha revelado que como no es una experta en este deporte, lo que hace es escribir sobre las olas. Y repasando sus blogs, se pueden leer frases como “tengo el corazón lleno de olas, espero que no sueltes la tabla, espérame”. Una forma muy romántica y cómplice de mantener el contacto entre ellos.

alba

Y no ha sido la única que ha hablado en clave. Cuando Lucía Pariente pronunció las palabras con las que dejó a su hija muy desconcertada, le dijo “vamos a surfear a lo grande, déjate de tonterías. Esta ola es facilísima”. Una forma de decirle que se tranquilizara en cuanto al tema de su relación con el presentador. Alba les ha contado a sus compañeras que hasta le daba vergüenza escuchar a su madre cuando se refería a las olas. El que no utilizó el lenguaje cifrado para dirigirse a Alba fue Santi. Después de tres meses separado de Alba prefirió ser claro y tranquilizar a su chica y decirle cuánto le quiere sin mensajes cifrados de por medio.