Alba Carrillo se convirtió en una de las auténticas protagonistas de ‘Superviviente 2017’. La colaboradora de ‘Ya es mediodía’ se tiró en helicóptero junto a su madre, Lucía Pariente, aunque su concurso empezó a despuntar cuando ella voló a España. Tanto es así, que la ex de Feliciano López a punto estuvo de llevarse el premio de 200.000 euros, aunque finalmente se tuvo que conformar con la segunda posición.

Artículo relacionado

A unos días de que por fin se celebre la gran final de ‘Supervivientes 2020’, Alba Carrillo ha hablado abiertamente sobre cómo vivió ella los últimos momentos en la isla y el trauma que supuso volver a España. “El último día en Honduras es una pasada, a los supervivientes de de este año les veo como que se quieren ir, pero suele ser todo lo contrario, porque lo normal es que te quieras quedar y que te dé miedo regresar a la rutina de tu vida”, ha asegurado en ‘Ya es mediodía’.

Alba Carrillo

Para Carrillo, volver a la realidad fue muy complicado. “Una de las cosas que más me costó fue ponerme zapatos. Como de repente estás ahí descalza, pues vestirte y calzarte lo ves raro”, ha explicado la colaboradora de ‘Viva la vida’. Sin embargo, este no es el único contratiempo que vivió tras volver de Honduras. Alba, además, también tuvo problemas a la hora de dormir. “Dormía en el suelo con el cojín. De hecho, hasta cambié de colchón. Me tuve que poner uno muy duro”, ha asegurado.

Artículo relacionado

Eso sí, a pesar de todos los contratiempos y el “miedo” que le provocó volver a la realidad, Alba ha querido dejar claro que, ante todo, para ella ‘Supervivientes 2017’ fue una experiencia “mágica”. Lo cierto, es que la isla cambió la trayectoria profesional de Carrillo, quien comenzó a colaborar en ‘Ya es mediodía’ y, recientemente, ha participado en ‘GH VIP 7’.