En 'El Hormiguero' hay hueco para todo tipo de invitados. Pablo Motos (58 años) y sus hormigas se sumergen este martes noche en la categoría reina del motociclismo. Lo hacen de la mano del piloto murciano Pedro Acosta (19 años). ‘El tiburón de Mazarrón’, como así se le conoce, se ha sentado por primera vez en el plató de Antena 3 para hablar de su meteórica carrera en el deporte de dos ruedas, contar todos los secretos de correr al más alto nivel y, de paso, desvelar algunos detalles de su vida privada.

A sus 19 años, cuenta en su palmarés con dos campeonatos mundiales. De Moto2, en 2021, y otro en Moto3 en 2023 de la mano del equipo Red Bull KTM Ajo, hito que le convirtió en el segundo piloto más joven de la historia en conquistar esta categoría. Con tan solo diez años, se hizo con el campeonato de España en la categoría Rav de 140 centímetros cúbicos.

Si ya prometía entonces, su debut este año en MotoGP con el equipo GasGas lo ha corroborado. Se ha posicionado como la nueva sensación de las dos ruedas. En las dos únicas carreras que se han disputado hasta el momento, Pedro Acosta ha conseguido ponerse quinto en el ranking mundial gracias a su tercer puesto en el GP de Portugal. Lo llamativo es que se encuentra por delante del español Marc Márquez (sexto).

Artículo recomendado

Pablo Motos desvela lo que verdaderamente ocurrió en el cumpleaños de Sergio Ramos

Pablo Motos

El sacrificio que ha hecho la familia de Acosta

No es casualidad que se haya coronado como uno de los pilotos del momento. Se define como muy competitivo y perseverante, lo que le ha llevado a alcanzar todas las metas que se ha propuesto desde que era un pequeño. Lo ha conseguido también gracias a que ha contado con el apoyo incondicional de su familia. Aunque sus orígenes son humildes, tanto su madre, Mercedes, como su padre, Pedro, siempre le han intentado brindar todos los medios económicos a su alcance para que consiguiera hacerse un hueco en el motociclismo. 

De hecho, Pedro ha aprovechado el programa de Pablo Motos para explicar el gran sacrificio que ha tenido que hacer su familia para que él pudiera cumplir su sueño. Siendo él todavía adolescente, su padre y su abuelo hipotecaron toda su vida por él y su madre también dejó el trabajo para centrarse en el trabajo del su hijo. "Sobre todo mi abuelo que no está, no ha podido venir. Él hizo todo, el barco, la empresa...aunque mi padre era el que lo gestionara. Al final que alguien te de esa seguridad a sí mismo... Y eso que mi abuelo es quien más la tiene... Si todos ellos no hubieran hecho todo esto yo no estaría aquí", ha dicho a Pablo Motos. 

"Si no es por ellos yo estaría pescando con mi padre. Todo esto no es por mí, porque yo entrene porque yo sea muy bueno. Ellos se han jugado el curro, la casa y la vida por mí. Todo lo que soy en esta vida es por ello porque cuando esto pasó cuando todavía era un hobby. Mi abuelo era un tío muy duro, salía cada día a pescar. La primera vez que me rompí un brazo él se quedó en la habitación conmigo y me preguntó si tenía miedo. Le dije que no y él me dio la mayor seguridad de toda mi vida. Nunca viene a la carrera porque está con sus barcos y sus cosas, pero es quien más seguridad me da", ha reconocido. Unas palabras que han hecho levantar a su padre, muy emocionado, entre el público. 

Su abuelo, también Pedro, poseía un barco llamado Peretujo, que ha sido el sustento de la familia y de los inicios de la carrera del joven. "Este barco está ahora mismo en el banco empeñado. El zagal ha llegado donde ha llegado porque este barco ha ganado mucho dinero y se ha empleado todo en él", dijo su abuelo en el documental ‘Nadie te va a ganar’. La localidad del Puerto de Mazarrón, Murcia, también ha contribuido. Hicieron una colecta para que pudiera comprar el material necesario y pudiese seguir compitiendo al más alto nivel.

No se arrepienten. Conocían el potencial del piloto, aunque no pensaron que podría llegar tan lejos. "Nunca imaginamos que este sueño se pudiera hacer realidad", decía su padre en una entrevista concedida al diario deportivo AS después de que su hijo consiguiese hacerse con su segundo título en 2023. "No esperas que vaya a salir algo así. Esto es como comprar la lotería, que lo haces con toda la ilusión y al final te conformas con la salud. Se hace por ilusión y la recompensa que venga, bienvenida sea, aunque yo lo que pido es que no se caiga y, que si se cae, no se haga daño", añadía su madre.

Los grandes apoyos de Pedro Acosta

Su padre fue el culpable de que empezase en el mundo de las motos. Fue él quien le puso el mote con el que se le conoce en este deporte. "Comenzó siendo una broma. Mi padre es pescador. Diseñó un logotipo y desde ahí me llaman ‘Tiburón de Mazarrón’", explicó Acosta en una entrevista en DAZN. Le ha dado mucha suerte y se siente identificado con su apodo: "Son dos profesiones que no tienen nada que ver, pero me gustaba algo que fuese agresivo". 

Artículo recomendado

Marc y Álex Márquez, en cifras: todo sobre sus jugosos negocios e inversiones gracias a lo que han ganado sobre la moto

Álex y Marc Márquez

Aunque proviene de una localidad costera, nunca ha querido seguir los pasos de su padre. "Allí se ganan la vida así. Hay muchísimas familias del Puerto de Mazarrón que pescan, pero a mí nunca me ha llamado la atención. Cuando voy a pescar en verano con mi padre, voy a dar follón", confesaba en la citada entrevista. Su hermana Miriam Acosta es otro de sus grandes apoyos. Siempre le acompaña en las carreras y es la primera en celebrar tanto sus éxitos como sus fracasos.

Lejos de las pistas, Acosta es un joven de gustos sencillos. Amante de la naturaleza, el deporte y ajeno a hablar de su vida privada. Pero en los mentideros se le relaciona con la deportista Desiree Piqueras, hermana del piloto de Moto3 Ángel Piqueras.