Muchos de los artistas que protagonizarán Eurovisión 2022 ya están en Turín, pero lo que prometía ser una fiesta de la música no ha comenzado con buen pie. No tiene nada que ver con alguna escandalosa polémica ni con piques entre candidatos; el problema es el escenario. El pasado sábado, tras los primeros ensayos de las delegaciones que actuarán en la Semifinal 1, se pudo ver que la cosa no iba como se había planeado.

Artículo recomendado

Chanel empieza la cuenta atrás para Turín

Chanel empieza la cuenta atrás para Turín

En el escenario de Eurovisión 2022 está el llamado "sol cinético", la estructura principal diseñada por la artista multimedia y escenógrafa Francesca Montinaro. Sin embargo, no funciona como se esperaba. Esto ha provocado que varios países (por no decir la mayoría ) tengan que cambiar a última hora los conceptos elaborados y trabajados durante meses en esa primera prueba en el Palasport Olimpico de Turín. La situación no es fácil, y menos cuando prácticamente se ha confirmado que los problemas técnicos no se solucionarán a tiempo ni para las semifinales del 10 y 12 de mayo ni para la gran final de Eurovisión.

La primera vez que vimos este "sol cinético" fue en febrero, cuando la UER y la RAI, la televisión organizadora, hicieron públicos los primeros bocetos del escenario para Eurovisión 2022. Se titulaba The Sun Within (El sol interior) y se trataba de “un nuevo y ambicioso concepto de escenario basado en los movimientos y la luz de un sol cinético”. Sabíamos que ocuparía la parte central del gran escenario, pero pensábamos que podría moverse durante las actuaciones, “permitiendo que cada actuación se presente de una manera única y espectacular”.

Es decir, cada delegación contaría con un sinfín de oportunidades. La estructura ofrecía la posibilidad de mostrar una imagen compuesta por los paneles LED, utilizar la estructura con focos para jugar con la iluminación y aprovechar los arcos abiertos para aumentar la visibilidad del panel LED que está ubicado en la parte trasera del escenario. Sin embargo, y según se pudo ver el pasado sábado, la estructura permaneció fija en la posición pensada para aprovechar y jugar con la iluminación, dejando de espaldas al público los paneles LED e impidiendo ver la pantalla que se sitúa en la parte trasera del escenario.

Ni la Unión Europea de Radiodifusión ni la RAI se habían pronunciado al respecto hasta el pasado martes. “El sol cinético era un punto central de nuestra escenografía (...) y hemos decidido que esté quieto. Aunque el resultado será absolutamente excepcional”, dijo el productor ejecutivo Claudio Fasulo, según recoge Vertele, en un encuentro con la Asociación de la Prensa Extranjera en Roma. Algo más de información ha llegado a través de las delegaciones afectadas.

“Durante las pruebas técnicas en Turín, el equipo de producción experimentó desafíos con la gran cantidad de tiempo que lleva ajustar el 'sol' en diferentes posiciones en el tiempo entre las actuaciones. Por lo tanto, junto con la RAI, se ha decidido que permanecerá en la misma posición durante las 40 canciones, para garantizar una competencia justa para todos los países participantes”, apunta el comunicado que ha trasladado la Unión Europea de Radiodifusión a las delegaciones, y que ha sido compartido por la de Dinamarca.