José Andrés tuvo clara su vocación desde pequeño. Con solo doce años ya preparaba comidas para toda su familia. Con quince, entró en la Escuela de Restauración y Hostelería de Barcelona mientras trabajaba y aprendía en el restaurante El Bulli, que ya era dirigido entonces por Ferran Adrià. Lo tenía todo para hacer carrera y solo acababa de empezar. Al terminar sus estudios cruzó el Atlántico para mudarse a Nueva York. ¿El motivo? Una llamativa oferta de trabajo en el restaurante Paradis Barcelona. Después llegaron otros, El Dorado Petit y El Cid, pero los tres cerraron. Se trasladó a Washington, donde sigue viviendo. Pero este martes acudirá a 'El Hormiguero' para hablar de mucho más.

Artículo recomendado

Estos son los próximos invitados de 'El Hormiguero' (del 23 al 26 de mayo)

Estos son los próximos invitados de 'El Hormiguero' (del 23 al 26 de mayo)

El chef supervisa restaurantes de gran prestigio, incluso dirige un espacio con cocina de autor y espacio reducido: Minibar by José Andrés. También abrió junto a los hermanos Adrià el Mercado Little Spain, más de tres mil metros cuadrados de sabores españoles. Sin embargo, José Andrés, ganador de cuatro estrellas Michelin y tres premios James Beard por sus reconocidos restaurantes en todo el mundo, acapara titulares con la ONG de ayuda alimentaria World Central Kitchen y con la que ahora protagoniza el documental 'Alimentando al mundo', de National Geographic dirigido por Ron Howard. De Haití a Madagascar, de Carolina del Norte a la Nación Navajo, de Puerto Rico a Washington, D.C.; es decir, este proyecto se ha desplazado a los lugares en crisis con necesidades humanas más urgentes: alimentar a las comunidades que de repente se encuentran con un acceso limitado a los alimentos.

José Andrés

José Andrés relata la realidad de su ONG en un documental de National Geographic

DISNEY+

La fundó hace doce años, y comenzó siendo un grupo luchador de voluntarios de base que se convirtió en una de las organizaciones de ayuda humanitaria más respetadas entre las organizaciones en el sector de socorro en casos de desastre. World Central Kitchen deja claro aquello que José Andrés se repite mucho: "los grandes problemas tienen soluciones muy simples". "En World Central Kitchen no planeamos; nos adaptamos. La gente sigue demasiado los planes, en mi opinión. No existe un plan que pueda responder a todas las circunstancias. (...) No podemos decir eso de "si tenemos un huracán, este es el plan", pronto aprendes que no hay un solo tipo de huracán. Así que si sigues un plan, ¡verás cómo nada sale según lo planeado! Y es entonces la gente se congela. Por eso creo que se debe capacitar a los equipos para que se adapten y acepten la complejidad del momento", dijo José Andrés antes del estreno del documental que mostrará la forma de trabajar de su ONG.

"Las organizaciones piramidales se están quedando obsoletas; necesitamos cambiar a organizaciones planas, permitiendo que todos contribuyan. Las pirámides hacen que las respuestas sean más lentas; las organizaciones planas ayudan a que las respuestas se muevan más rápido".

José Andrés

Ron Howard dirige el documental

Disney+

'Alimentando al mundo', que llega a Disney+ este viernes 27 de mayo, muestra a Andrés y al equipo de WCK en lugares de todo el mundo cómo las múltiples amenazas de un clima cambiante requieren respuestas inmediatas y soluciones innovadoras e inmediatas para tantas emergencias que amenazan la vida. "Nuestro mensaje es claro y estamos en el terreno desde el comienzo de una misión, buscamos y reunimos mucho apoyo local. Sé que a veces la gente tiene la sensación de que "no queremos que venga una organización externa a decirme lo que debo hacer en mi comunidad", y estoy de acuerdo con eso en un 50%. Pero cuando vamos a lugares donde las personas lo han perdido todo, desde la oportunidad de repostar su automóvil hasta encontrar comida, es bueno traer a las personas con nuevas perspectivas", añade el chef, quien insiste en que se vuelven más poderosos gracias al apoyo de las comunidades locales.

World Central Kitchen nació de la necesidad, una que fue detectada con el terremoto de Haití en 2010. José Andrés asegura que simplemente actuó para resolver un problema, pero eso es la superficie. El alcance de la misión de WCK es un gran logro, pero para Andrés, uno de los restauradores más exitosos de su generación, ganador de una Medalla Nacional de Humanidades en 2015 y nominado al Premio Nobel de la Paz en 2018 por su trabajo humanitario, sigue siendo un buen lugar para comenzar. "Seguimos teniendo la mentalidad de una startup. Durante los últimos 12 años, hemos crecido más rápido", asegura, pero quiere hacerlo aún más. "La cantidad de personas pobres y hambrientas sigue creciendo. Y una persona hambrienta es demasiado".