Si navegamos por el perfil de Instagram de Emma García nos topamos con una pasarela improvisada de los looks que luce cada fin de semana en 'Viva la vida' pero rara vez nos hace partícipes de cuál es su verdadero estilo cuando se apagan las cámaras. La presentadora ha reaparecido este miércoles desde su casa para animar a todos sus seguidores con la terrible ola de calor que está afectando a nuestro país.

Artículo recomendado

Emma García estrena el vestido de crochet efecto tipazo que también tiene Marta López Álamo

Emma García estrena el vestido de crochet efecto tipazo que también tiene Marta López Álamo

"Pensando y soñando… ¡¡¡a pesar del calor!!! ¡Ánimo!", escribía Emma García junto a una imagen de lo que parece un rincón de su despacho. La presentadora vasca posa con un total look en color crema cargado de estilo y sofisticación que no ha pasado desapercibido para nosotros por lo favorecedor que es.

Emma ha apostado por una de las prendas con mas trayectoria de la historia de la moda y que a día de hoy sigue siendo un básico estrella: la falda de tablas. Una prenda que se ha ido transformando a lo largo de los años y enamorando a propios y ajenos. Es elegante, estiliza y queda genial. La que luce la periodista, de largo hasta los tobillos, presenta un abotonado central que ella ha desabrochado dándole un toque sensual y juvenil al estilismo.

Emma García

Emma García presume de estilo en Instagram

Instagram @emmagarciaweb

Emma García sabe a la perfección como sacar partido a su silueta. Aunque la falda combina con absolutamente todo, la periodista ha seguido la misma línea cromática con una blusa sin mangas y escote cruzado. A modo de complementos, ha recurrido a uno de sus infalibles, el cinturón. Un modelo XXL de color camel que realzaba aún más su cintura.

Como calzado, aunque es un outfit que también iría ideal con unas sandalias planas. Emma ha querido ganar unos centímetros de más al completarlo con unas cómodas cuñas de esparto al tono. Un look impecable con el que la presentadora está haciendo frente a la ola de calor sin perder un ápice de estilo.