La boda de la polémica: así fue el vestido con el que Bárbara Rey se casó con Ángel Cristo

La boda de Bárbara Rey y Ángel Cristo fue uno de los eventos de sociedad más importantes de la época. Y más aún al ver cómo era el vestido de la novia: satén, capa de tul y muy sensual, un diseño avanzado a su tiempo

JC
José Confuso

Director digital de Lecturas

Barbara Rey
Archivo Lecturas

Bárbara Rey (72 años) le dio 'sí, quiero' a Ángel Cristo solo dos meses después de conocerse. La vedette y el domador apresuraron su explosivo romance y organizaron su boda en tiempo récord. Era la primera de las muchas excentricidades que iban a marcar uno de los grandes enlaces de la década. El lugar elegido fue el circo, uno que Ángel adornó para la ocasión. No en vano, no siempre se casan dos de las figuras más populares del momento. Para el enlace, la actriz eligió un vestido impresionante, sí, pero también polémico. Original hasta el extremo, Bárbara volvía a sorprender. Y eso que ni siquiera ella podía imaginar lo que tenía por delante.

Rescatamos ahora algunas de las imágenes más espectaculares que publicó Lecturas aquel enero de 1980. Imágenes conocidas por todos y también otras inéditas. Instantáneas que la propia Bárbara tan solo conserva en su memoria. Un pedazo de historia de la que Lecturas fue, como no, testigo.

Barbara Rey
Archivo Lecturas

Una novia llamada Bárbara Rey

“Bárbara Rey vestía de blanco, un modelo exclusivo y bastante original dentro de la sencillez del mismo”. Con estas certeras palabras describía la revista Lecturas el vestido elegido por Bárbara Rey para su boda con Ángel Cristo. La vedette lucía impresionante y dejaba poco a la imaginación. Su figura, ampliamente conocida por el público, volvía a ser la protagonista. “Era de satén natural y línea combinación. Se completaba con una capa de tul ilusión con capucha en forma de tocado”, continuaba el reportaje.

Nada era 'normal' en la boda de Bárbara y Ángel. Empezando por el lugar -la carpa del circo- y terminando por el vestido de la novia. Como si formase parte de uno de los números del espectáculo, la vedette brillaba con luz propia. Lejos quedaba María García, auténtico nombre de Bárbara. Ahora solo estaba la actriz.

Barbara Rey
Archivo Lecturas

Un vestido cosido a mano

Bárbara vio dos modelos, uno de línea princesa y el que eligió”, explicaba la modista a la revista. Se trataba de Hortensia Cocol's, íntima amiga de la actriz y la persona encargada de confeccionar su vestuario habitual durante esa época. ���Creo que es muy acorde con su personalidad y nada visto”, sentenciaba no sin falta de razón. Pocas veces había visto el público una novia como Bárbara. La capa con capucha que cubría su cabeza era del todo llamativa. “En la capa, a modo de guirnalda, incrustaciones a mano pese a que “las chicas trabajaron contra reloj”, explicaba la diseñadora. Todo hecho a medida de una estrella.

Barbara Rey
Archivo Lecturas

Bárbara Rey, rodeada por la polémica

Como no podía ser de otra forma, la fotografía de la boda se coló en todas las portadas. Todo el mundo quería ver el enlace de una de las presentadoras más famosas del momento y el domador que llenaba el circo en cada función. Cristo había enviudado hacía solo un año tras el fallecimiento por enfermedad de su primera mujer, Renata. Rey había encadenado romances, algunos confirmados, otros no tanto, con estrellas del nivel de Alan Delon, Paquirri o Fabio Testi. La curiosidad estaba servida y también la polémica.

Barbara Rey
Archivo Lecturas

El rápido matrimonio, los distintos mundos de los que venían los novios, hasta la diferencia de atractivo físico entre ambos, todo estuvo sobre la mesa. También, como no, el vestido. No fueron pocos los que vieron demasiado atrevido el modelo para la sociedad de 1980. Claro que si algo le había importado poco a Bárbara en su carrera era el qué dirán. La actriz estuvo encantada y feliz, así lo transmitió durante esa noche y en las semanas siguientes.

'Una noche... bárbara'

El espectáculo protagonizado por Bárbara Rey y titulado 'Una noche... bárbara' fue, sin duda, una pieza clave. No solo fue el sitio donde la vedette conoció a Ángel Cristo una noche que acudió a verlo, sino que le puso en el camino a su íntima amiga Mary D'Arcos'. La artista valenciana presentó a la feliz pareja y hasta le regaló a Bárbara las rosas blancas que lucía en la mano el día de su boda. Culminaba una fugaz relación que no iba a tener un final feliz. Aquella noche lo fueron, sí. Siempre les quedó el recuerdo.