Los tres cabos sueltos que podrían dar un giro inesperado en el ecuador del juicio de Daniel Sancho en Tailandia

Mientras el juez pisa el acelerador para recuperar el 'tiempo perdido' por el Songkran, aparecen nuevos testimonios que podrían ser clave para la defensa de Daniel Sancho

Pablo Casal
Pablo Casal

Coordinador digital de Lecturas

Daniel Sancho y Edwin Arrieta

La suspensión del juicio de Daniel Sancho durante varios días con motivo del Songkran, - celebración del Año Nuevo en Tailandia -, ha propiciado que el juez pise el acelerador con hasta seis testigos en una misma sesión mientras se han conocido nuevos detalles de la investigación a los que podría agarrarse la defensa del acusado para darle la vuelta a la tortilla, pero el Fiscal y la acusación particular sostienen que hay una cantidad suficiente de indicios para que se demuestre el asesinato premeditado de Edwin Arrieta. 

En la segunda semana de vistas en la Corte provincial de Samui, se ha continuado con las pruebas testificales y en España hemos podido saber que se pone sobre la mesa una sustanciosa cuantía económica que podría haber sido el móvil de lo ocurrido en el hotel de Koh Phangan, que paralos abogados del chef fue una "pelea" que tendrán que demostrar ante el tribunal en las próximas semanas. 

Un cuchillo que podría cambiarlo todo en el juicio de Daniel Sancho

El periodista desplazado a Tailandia del programa 'Vamos a ver' Álvaro López Serrano daba una información exclusiva relacionada con uno de estos cabos sueltos que estamos repasando y que podría beneficiar a Daniel Sancho en su juicio. El cuchillo que se toma como potencial prueba y que se envió a análisis no aparece en la lista de la compra del chef y sería precisamente ese el que contenía restos de ADN de la víctima y del presunto victimario, algo que descolocaría a la Fiscalía a la hora de convertir ese indicio en una prueba que sentencie definitivamente al acusado, pero precisamente esa supuesta arma del crimen investigado también generó mucha polémica hace meses. 

La policía tailandesa no habría encontrado ese instrumento concreto y fue muy comentada la fotografía que mostraron en la rueda de prensa y en una parte del sumario al que accedía 'El periódico', que también destacaba las palabras del imputado: "Mientras Edwin estaba vivo no usé el cuchillo". Bea de Vicente ponía también de relieve este aspecto al señalar que "en la mañana del 3 de agosto de 2023 Daniel se va a ir a desayunar y en ese lugar se va a dejar una mochila, en cuyo interior había un cuchillo pequeño". 

Cuando en el juicio declara la camarera de ese local y la policía le pregunta por ese extremo, Daniel añade el matiz y ella habría reconocido "que no era del bungalow número 5", sino de otra casa de la villa, lo que lleva a la penalista a considerar que el hijo de Rodolfo Sancho "ha conseguido demostrar algo importante". Además, la criminóloga asegura que "al principio estaba nervioso", pero sí le dijo también que la otra pregunta que hizo a la vendedora a la que cuestionó si "no era más cierto que era el único para cortar cocos" era más apropiada. 

Heridas "perfectamente compatibles" con una pelea entre Daniel y Edwin

"Este chico está teniendo una carga de defensa que es completamente impropia y para colmo, su padre actúa de ayudante", reclamaba Beatriz de Vicente, - a la que la portavoz de la familia Carmen Balfagón ha negado asegurando que no hablo con Daniel Sancho durante el juicio -, que ha contado con todo detalle lo que percibió en la sala, las declaraciones y preguntas que escuchó y la conversación completa con el chef antes de que entrara más gente en el tribunal de Samui. No es la única que ha aportado información muy relevante de las primeras sesiones y es que otro de los flecos es el informe de la médico forense que practicó la autopsia a Edwin. 

Aunque no se ha podido determinar, tal y como apuntaban en el citado programa de 'Telecinco', la causa de la muerte, sí hay unas declaraciones que han sorprendido por lo que podrían suponer para la defensa del chef y es que esta especialista vio en el cráneo "heridas perfectamente compatibles con una pelea". Al otro lado, la posición de la Fiscalía y la acusación particular sigue inamovible, porque esto no justificaría nada más allá de un forcejeo, pero Aprichar Srinuel sí podría utilizarlo en representación de su defendido para alegar ese hipotético homicidio imprudente para reducir su pena a entre 8 y 12 años de prisión. 

Un pasaporte que puede llevar a Daniel hacia un futuro menos oscuro 

La criminóloga, que, según sus palabras, hablo con Daniel Sancho durante 15 minutos aprovechando que llegó más pronto a la sala que la mayoría de asistentes a la vista, también ha denunciado "falacias" sin querer faltar el respeto a sus colegas penalsitas: "No le daba miedo a los testigos, no gritó, no hace aspavientos ni ruido para molestar con las cadenas. Ese chico está desasistido y se enfrenta a una pena de muerte". En la línea de lo que sostiene, son él y su padre los que ejercen esa labor de defensa y hay un tercer cabo suelto que explicar y sería el pasaporte que el chef dejó en el local de alquiler de motos al llegar a la isla de Koh Phangan. 

Artículo recomendado

La elevada cifra económica que podría haber originado la supuesta pelea entre Daniel Sancho y Edwin Arrieta

Daniel Sancho Edwin Arrieta collage

El citado periodista ha dado en estos días en otra tecla que seguramente esté pulsando la defensa y que tratábamos como ese posible "as bajo la manga" de los abogados del acusado: el pasaporte. Según lo que explicaban las fuentes a López Serrano y lo que sostiene la defensa, al dejarlo durante 10 días en el establecimiento tras rentar el vehículo, no tendría ninguna intención de "ocultar nada", lo que para ellos elimina esa idea premeditada en la que se apoya la otra parte del caso con "indicios suficientes". 

Loading...