Para acompañar a la infanta y sus hijos en estos días de pasión, se van desplazando a Ginebra personas de su entorno, como su hermana Elena. Mil euros pagó por una noche en el Four Seasons des Bergues, el hotel más elegante de Suiza. Una persona que coincidió con ella me cotillea que “iba con una señora mayor, una más joven, y algunos chicos muy guapos”.

Probablemente eran la madre, la hermana y los sobrinos de Iñaki. Y mi informante añade, con cierta malevolencia, “en un ambiente tan lujoso, llamaban la atención sus atuendos desenfadados”. En el comedor del Four Seasons, para cenar, se ha de entrar con americana y corbata. La próxima visitante será la otra abuela, Sofía que, sin embargo, si viaja sola suele quedarse en casa de su hija.