Vidas propias

"Los años están convirtiendo a María del Monte en una avinagrada Bernarda Alba"

Jorge Javier Vázquez
María del Monte
Gtres

14 de mayo de 2014, 08:00 | Actualizado a

Bárbara contó en el ‘Deluxe’ el rollo que tuvo con Antonio Tejado. Ella tenía 50 y él 17. Todo comenzó en ‘Acompáñame’, la casa que tiene María del Monte en el Rocío. Ahí, según confesó Bárbara Rey, se produjeron los primeros roneos y luego remataron en un hotel de Sevilla.

Bárbara explicó su aventura pertrechada con un abanico que abría y cerraba insistentemente, todo muy en tono alta comedia –o así– tipo Edgar Neville. Durante la entrevista me escribe P.: “Madre mía, qué verde todo. Me encanta”. Cuando se empezó a especular con el tema Tejado-Rey, María del Monte entró indignada en un programa de televisión para proclamar a los cuatro vientos que su casa era una casa muy digna y que en ella no se hacían nunca marranadas. Pues vaya coñazo de casa, María. Encuentro muy desubicada a la Del Monte. Los años la están convirtiendo en una avinagrada Bernarda Alba. Pelazo negro, rostro adusto e indumentaria finisecular. Echo de menos a la María cachonda y juguetona que se reía a carcajadas, esa María que nos embelesaba cuando concedía entrevistas porque manejaba lo dobles sentidos con maestría. Ahora parece que en cualquier momento va a sacarse del refajo una vara de madera y nos va a pegar en las yemas de los dedos por haber sido malos, malos, malos. Vuelve, María. Echamos de menos tus ganas de vivir.

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?