Supe de la existencia de Laura a través de sus vídeos de Youtube. Me hacía gracia porque no se cortaba ni un pelo. Lo que a algunos podría parecerle ridículo a mí me conquistaba por su ausencia de pretenciosidad. La conocí personalmente a raíz de las grabaciones de ‘Got Talent’.

No me extraña que Risto se haya quedado colgado de ella. Aparte de ser un cañón, es lista y sabe moverse por el ambiente laboral de su marido sin dar la nota. Quiero decir que aunque esté presente en los descansos no está a su lado constantemente fiscalizando cualquiera de sus acciones.

Ha hecho su pandilla aparte con otra gente del equipo, y ha logrado no convertirse en un elemento de los que huyes en cuanto hace acto de presencia. Los veo felices y me alegra porque son una pareja a la que se le coge cariño. Incluso a él, oye.