Cuando pensábamos que después de la foto de Pablo Casado en el baño era imposible asistir a mayor exposición de ridiculez pública llega Isabel Díaz Ayuso, cómo no, y lo supera.

La portada de El Mundo en la que aparece la presidenta de la Comunidad de Madrid confirma la adhesión del periódico a Vox. Porque es difícil entender que El Mundo crea que ha hecho un favor a la presidenta publicando unas fotografías tan esperpénticas.

Artículo relacionado

Una metáfora de la España que propugna Ayuso. Un país triste, desnortado, en blanco y negro. Nívea su cara doliente y negro negrísimo su ropaje. Una explosiva mezcla de Carmen Polo en edad de merecer, una de las hijas de Bernarda Alba y una Evita en busca de un balcón rosado desde el que glosar los logros de su gestión. Todo ello con un rostro pétreo que asiste impávido al desmoronamiento de sus delirios de grandeza.