Esta época de confinamiento están sirviendo para ser más contantes con nuestras rutinas de belleza diarias. Unas semanas perfectas para empezar a cuidar nuestra piel y cabello a fondo para cuando podamos salir a la calle, donde las mascarillas se han convertido en el producto beauty más demandado de todos los neceseres. El multimasking resurge con fuerza para lanzarnos una pregunta, ¿es peligroso abusar de las mascarillas?

Artículo relacionado

Cada cosmético está pensado para un uso, y su aplicación incorrecta podría significar perjudicial para la piel. Para eso, Laura Romero, Directora de Formación de Guerlain, nos explica todo lo que hay que saber para no utilizarlas por encima de nuestras posiblidades y nos da las seis claves principales de su correcta utilización.

  • La importancia de la exfoliación

Para que el producto se asiente en la piel, debe aplicarse sobre la piel limpia, seca y preferiblemente después de haber realizado un peeling, para asegurarnos que se han eliminado las células muertas

  • No utilizar más tiempo del indicado

Cada mascarilla viene con unas instrucciones de utilización donde indica cuál es el tiempo indicado para evitar deshidratar la epidermis y actuar como debe. En ningún caso tienes que alargar más ese tiempo de uso ya que podría ser contraproducente

  • Utilizar una mascarilla específica para la noche

No valen todas las mascarillas para utilizar durante toda la noche, hay que leer bien y cerciorarnos de que es bueno para la piel estar durante 8 o más horas

  • Actúan por oclusión

El masaje es opcional. Por ese motivo no es necesario masajear con fuerza la piel hasta que penetren como si se tratara de una crema.

  • No abusar de su uso

Un exceso de mascarillas nutritivas o hidratantes podría generar granitos si se utilizan más de dos veces por semana; las astringentes o purificantes podrían provocar deshidratación y dos veces por semana es el máximo permitido

  • Cómo utilizar las mascarillas

Para que la piel no se debilite, se deberían utilizar una o dos veces por semana durante el primer mes, y luego ir espaciando hasta que sea una vez al mes para favorecer el ciclo natural. También es importante utilizarla de noche, siempre respetando el tiempo de acción