Lucía Pariente ha acudido esta tarde a Viva la vida para comentar el complicado momento por el que está pasando su hija Alba Carrillo en GH VIP. La madre de la modelo le ha reconocido a Emma García al borde de las lágrimas que ha pasado por unos días muy malos. Se ha sentido mal estos días porque considera que el mensaje que le transmitió a Alba Carrillo cuando pudo hablar con ella no fue el correcto. Le dio demasiada información encriptada que al final terminó por afectar a su hija. "Estoy bastante mejor. A veces hay que caer al suelo para volver a levantarse. Ella es más luchadora. Prefiero ver a mi hija rebelde que verla hundida. No sé qué le pasó. Intenté ser honesta. Creo que la que se equivocó fui yo. Todo el mundo recibió un mensaje afectivo y ella no. Necesitaba más un mensaje de la madre que del espectáculo", ha dicho asumiendo su culpa.

Artículo relacionado

Además Lucía, que siempre acostumbra a defender a capa y espada a Alba, ha mostrado su lado más suave y ha reconocido lo que desde su punto de vista su hija está haciendo mal. “Desde fuera vi que con su actitud se equivocó. Creo que ella ni se ha dado cuenta”. Mientras los colaboradores han debatido sobre cómo está siendo el concurso de su hija, Lucía de nuevo se ha emocionado. La mayoría opina que la modelo no lo está haciendo bien. “Mi hija está ahí por trabajo, por dinero y tercero y más importante porque le da la gana”, ha defendido Pariente.

Lucía muy emocionada

Al recordar la bronca que Jorge Javier le echó a Alba Carrillo por su actitud en el concurso ha contado que “lo viví mal pero sé que a veces aunque sea duro es mejor frenar a la gente. Pasé un día malísimo”. A lo que ha añadido que "mi única labor en la vida es decirle a mi hija lo que hace bien y lo que hace mal. Si no ha pedido perdón, lo pedirá".