La curva de la felicidad de Jessica Bueno, su barriguita de embarazada, le reporta satisfacciones enormes a la ex modelo y algún que otro quebradero de cabeza. La sevillana, que está en las últimas semanas de gestación, ya le cuesta hacer muchos de los gestos más sencillos de su día a día, como por ejemplo, atarse los cordones de sus zapatillas. Y es que Alejandro ya ocupa mucho espacio.

Artículo relacionado

Cuando acaba de llegar a la semana 32, Jessica Bueno sabe que le esperan los días más incómodos. Llegados a este punto del embarazo, son normales los problemas para dormir, ardores o, simplemente, algo tan sencillo como abrocharse un zapato puede volverse una auténtica odisea. Con este ‘contratiempo’ tipiquísimo de las embarazadas se ha topado la futura mamá de tres esta misma mañana. La estudiante de Protocolo y Gestión de eventos se vestía con su look más cómodo pero de plena tendencia (camiseta tie-dye y chaqueta vaquera) y, a la hora de ponerse las zapatillas, se daba cuenta de que su barriga le impedía hacer tan sencillo gesto. “Aquí, pensándomelo mucho para decidir ponerme los zapatos. Esta tripa ya está haciendo de las suyas”.

Artículo relacionado

Jota Peleteiro y Jessica Bueno anunciaron la feliz noticia el 1 de enero de 2021. Recibieron el año con la mejor de las perspectivas. Este año, se convertirían en familia numerosa. La ex modelo sevillana fue madre por primera vez con Kiko Rivera, con el que tuvo a Francisquito. Cuatro años más tarde, y ya con Jota, el matrimonio cumplió su sueño de tener un hijo en común, Jotita llegaba a sus vidas. Y, ahora, cinco después, suman un nuevo integrante al perfecto equipo que han formado. Ya les queda muy poco para conocerle. Mientras, Jessica seguirá peleando con sus zapatillas.