Apenas unos 35 invitados asistieron a la ceremonia civil del enlace matrimonial entre Beltrán Gómez-Acebo, hijo de la infanta Pilar, y Andrea Pascual, que se celebró en el domicilio madrileño de la madre del novio. Entre las personalidades invitadas a la boda figuraban los reyes Felipe y Letizia, así como los reyes eméritos Juan Carlos y Sofía, pero solo este último hizo acto de presencia.

 

La boda tuvo lugar a mediodía. Posteriormente, se sirvió un almuerzo para los invitados y, a los postres, estaba previsto que se añadieran algunos familiares más, así como amigos cercanos de la pareja.

Aunque inicialmente se había publicado que la novia vestiría un diseño largo de Isabel Núñez, al final, optó por un vestido largo, de corte clásico y sencillo con falda evasée, manga larga y cuello redondo. El ramo era de lirios blancos y el pelo lo llevó en un sencillo moño. Lució joyas en zafiros y brillantes propiedad de su abuela.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado