El pasado viernes, Telecinco estrenaba por todo lo alto 'La última cena', un show culinario en el que las caras más conocidas de 'Sálvame' se enfundan en un delantal y tienen que hacer la cena para el resto de sus compañeros. Los colaboradores están supervisados en todo momento por dos chefs con estrella Michelin, nada más y nada menos que Sergi Arola y Begoña Rodrigo.

Artículo relacionado

Ha sido la segunda quien se ha tenido que enfrentar a una infinidad de críticas en redes sociales por haber aceptado formar parte del programa de televisión, una decisión que, según ellos, reduciría su profesionalidad como prestigiosa chef. Sin embargo, lejos de guardar silencio, la cocinera le ha enviado una sincera carta a todos esos haters.

"Carta a mis queridos haters", así comenzaba Begoña este mensaje que ha compartido a través de su perfil de Instagram: "A todos los que me dan lecciones de dignidad por aparecer en Telecinco, me ofrezco a pasarles mis cuentas para que paguen mis facturas", decía reconociendo que su participación en el programa tiene una explicación exclusivamente económica. Sin embargo, la cocinera ha querido añadir que, además, "me lo estoy pasando pirata".

Finalmente, sentenciaba con humor que estaría dispuesta a ser portada de la desaparecida revista 'Interviú' conocida por sus sugerentes desnudos: "Pues eso, sean felices, que bastante nos dan por el **** gratuitamente".

'La última cena' no es la primera experiencia de Begoña en la televisión. Hay que echar la vista siete años atrás para recordar como la cocinera valenciana se convirtió en la ganadora de la primera edición de 'Top chef' en Antena 3 y a partir de ahí su popularidad subió como la espuma.