La última cena ya ha empezado. Con todos los ingredientes de Sálvame y una pizca de talent culinario, Lydia Lozano y Kiko Matamoros han sido los primeros participantes. No son los mejores amigos y Lydia y Kiko han tenido que cocinar, organizarse en la cocina y decorar la mesa para dar de cenar a los comensales bajo la atenta mirada de Sergi Arola y Begoña Rodrigo.

Artículo relacionado

Lydia Lozano lo estaba pasando realmente mal en la cocina pero Jorge Javier ha templado la noche con una actuación en la que lo ha dado todo. El presentador, cuya verdadera pasión es ser actor y cantante, ha abierto en su papel de jefe de sala el programa con una espectacular actuación en la que ha dado el do de pecho con su particular versión de 'Qué festín' de La bella y la bestia.

Vestido de gala y con micrófono en mano, Jorge Javier ha aunado sus grandes pasiones, televisión, teatro y música, un número en el que además ha estado acompañado de cuatro bailarines con mascarilla.

Jorge Javier

Tras este momentazo, el programa ha dado comienzo y con una Lydia Lozano presa de los nervios los comensales han tomado asiento en una gran mesa para probar su menú de dos platos y postre. "Estoy fatal, súper agobiada... Me gusta mucho controlar y en la mesa no está ni el pan", decía la colaboradora.

"Lydia está descompuesta", ha dicho Jorge Javier antes de sentarse en la mesa en la que volaban los cuchillos entre María Patiño y Antonio Montero que habían tenido una enorme discusión antes del comienzo del programa. La cosa promete.