El Domingo de Ramos es un día grande en Sevilla y Kiko Rivera es un fiel devoto de la Semana Santa. La excepcional situación que vive el planeta a consecuencia del coronavirus, obligó a las autoridades a suprimir las procesiones de Semana Santa, un duro golpe para todos aquellos seguidores de estas manifestaciones religiosas, pero absolutamente necesario para evitar aglomeraciones y, por tanto, contagios del maldito virus.

Y aunque todo el mundo entiende –salvo algunas deshonrosas excepciones– que se trata de una situación que no tiene porqué volver a repetirse, no es menos cierto que quienes son fieles seguidores de esta tradición se sienten bastante decepcionados. Uno de ellos es Kiko Rivera, a quien su familia le inculcó el amor y la devoción por la Semana Santa.

Artículo relacionado

Su padre, Paquirri, era devoto del Cristo de las Tres Caídas, pasión que han heredado sus hijos Fran y Kiko. De pequeño, Isabel Pantoja vestía a su hijo de penitente y, ya de mayor, ha sido sido costalero, junto a su hermano Francisco, del paso del Cristo de las Tres Caídas, adscrito a la Hermandad de la Esperanza de Triana.

Este año, Kiko, como muchos sevillanos, no podrá salir a celebrar la pasión de Cristo y así los reflejaba en Instagram: "Hoy no es un día cualquiera... Hoy es el día para muchos el día más bonito del 🌍 (para mí si). Hoy es Domingo de Ramos y empieza la semana mágica, pero este año no la podemos vivir por razones que todos conocemos. Sigamos luchando para que todo esto acabe pronto! #quedateencasa #yomequedoencasa #kikorivera #domingoderamos".

Seguro que el año que viene, Kiko Rivera, acompañado de su mujer, Irene Rosales, y las dos hijas del matrimonio, Ana y Carlota, podrán disfrutar de la Semana Santa como todos los sevillanos.