El Domingo de Ramos es un día grande en Sevilla y Kiko Rivera es un fiel devoto de la Semana Santa. La excepcional situación que vive el planeta a consecuencia del coronavirus, obligó a las autoridades a suprimir las procesiones de Semana Santa, un duro golpe para todos aquellos seguidores de estas manifestaciones religiosas, pero absolutamente necesario para evitar aglomeraciones y, por tanto, contagios del maldito virus.

Y aunque todo el mundo entiende –salvo algunas deshonrosas excepciones– que se trata de una situación que no tiene porqué volver a repetirse, no es menos cierto que quienes son fieles seguidores de esta tradición se sienten bastante decepcionados. Uno de ellos es Kiko Rivera, a quien su familia le inculcó el amor y la devoción por la Semana Santa.

Artículo recomendado

Kiko Rivera elimina todas sus fotografías de Instagram para hacer una "desintoxicación digital"

Kiko Rivera elimina todas sus fotografías de Instagram para hacer una "desintoxicación digital"

Su padre, Paquirri, era devoto del Cristo de las Tres Caídas, pasión que han heredado sus hijos Fran y Kiko. De pequeño, Isabel Pantoja vestía a su hijo de penitente y, ya de mayor, ha sido sido costalero, junto a su hermano Francisco, del paso del Cristo de las Tres Caídas, adscrito a la Hermandad de la Esperanza de Triana.

Este año, Kiko, como muchos sevillanos, no podrá salir a celebrar la pasión de Cristo y así los reflejaba en Instagram: "Hoy no es un día cualquiera... Hoy es el día para muchos el día más bonito del 🌍 (para mí si). Hoy es Domingo de Ramos y empieza la semana mágica, pero este año no la podemos vivir por razones que todos conocemos. Sigamos luchando para que todo esto acabe pronto! #quedateencasa #yomequedoencasa #kikorivera #domingoderamos".

Seguro que el año que viene, Kiko Rivera, acompañado de su mujer, Irene Rosales, y las dos hijas del matrimonio, Ana y Carlota, podrán disfrutar de la Semana Santa como todos los sevillanos.