La serenidad en la que se encuentra Toño Sanchís se ha visto perturbada la mañana de este viernes al tener que hacer frente a una nueva denuncia que le ha llevado hasta los juzgados de Majadahonda. La que fuera novia de Kiko Rivera llegaba tranquila y sonriente al juicio en cuestión pero no ha querido hacer declaraciones al respecto.

Tamara García pide al que fuera su representante la cantidad nada desdeñable de 15.000 euros aproximadamente que, según su ella, nunca le entregó por algunos de sus trabajos en televisión.

Artículo relacionado

Tamara García

Sin embargo, Toño, que desde hace meses decidió dejar de dar declaraciones a la prensa, ha preferido no asistir a esta cita en el juzgado y, en su nombre, ha enviado a un equipo de abogados que se han encargado de su defensa ante el juez. Al parecer, esta cita tenía como objetivo que el ex representante aportase las diferentes pruebas que demostrasen su inocencia.

A su salida, Tamara, si ha querido dar su versión de los hechos y ha asegurado que piensa llegar hasta el final para conseguir lo que es suyo: "Estoy muy tranquila pero voy para adelante. Le pido a Toño lo que me corresponde y también a otra persona que no puedo decir quién es. No es agradable venir a los juzgados, pero visto lo visto no podía faltar. Él no ha venido porque no ha querido dar la cara", sentenciaba.

Este es un nuevo varapalo judicial para Toño Sanchís que para retrasar la salida de su domicilio, cuya propiedad pertenece a Belén Esteban, ha bloqueado todos los procesos de reclamación, entre ellos dicha propiedad. Y es que a lo largo de los últimos tres años, la colaboradora de 'Sálvame' ha hecho hasta lo imposible para que éste le devuelva los más de 500.000 euros que le debe.