No está siendo un buen momento en la familia Campos. A la polémica con Gustavo, el chófer de María Teresa Campos (81 años), ahora se suma una triste noticia que nadie esperaba. Alejandra Rubio (22 años) lo ha dejado con su novio, Carlos Agüero, de manera repentina y ella misma comunicaba la noticia este fin de semana: "Ha sido de mutuo acuerdo. Él no vivía aquí y se vino, adaptarse a una nueva vida es complicado. Estas cosas pasan y nunca se sabe... La vida da muchas vueltas. Nos queremos muchísimo los dos". Unas palabras que Alejandra decía en 'Fiesta', el programa de Emma García (49 años) donde ejerce como colaboradora.

Artículo recomendado

Alejandra Rubio anuncia su repentina ruptura con su novio Carlos Agüero: Los motivos

Alejandra Rubio

Ahora, ha sido Terelu Campos (57 años), madre de Alejandra, la que ha querido hablar sobre las causas de esta ruptura y de cómo se encuentran Alejandra y su ya exyerno.

"A veces el amor no es suficiente. Se lo puse a él… Uno de los hermanos de mi madre se vino a Madrid pero nunca soportó vivir en Madrid. En el caso de Carlos ocurría lo mismo, ha sido complicado adaptarse a su nueva vida, sin sus amigos de siempre. Venían a mi casa llorando los dos todos los días. Yo lo pasaba fatal, no sabía como consolarlos. Tomaron la decisión hace poco y están en proceso de asimilarlo. Carlos es un niño estupendo, hiper cariñoso. Creo que es el novio de Alejandra que más me ha querido. Yo lo quiero muchísimo. Su familia es estupenda, este verano lo hemos pasado estupendamente. Quién sabe si a la vuelta de la esquina se vuelven a encontrar, son muy jóvenes…También el estilo de vida, los horarios de cada uno… Al final sentía su soledad", ha dicho Terelu muy emocionada.

Alejandra Rubio novio
Gtres

Un triste momento personal que Alejandra está teniendo que afrontar justo cuando su guerra con Kiko Hernández continúa abierta. Tras el polígrafo del colaborador de 'Sálvame' sobre Gustavo, el chófer de María Teresa Campos, y las declaraciones que realizó sobre su familia, la hija de Terelu lo tiene claro.

"Es una persona que va a casa de mi abuela a cenar y luego nos pone verdes a mí y a mi tía. Yo le dije a Carmen que esto iba a volver a pasar. Yo no tengo que dar explicaciones de cuándo voy a ver a mi abuela, esto no es una competición", aseguraba muy triste por todo lo que está pasando.