Imaginad cuál fue la sorpresa de Tamara Gorro cuando descubrió que ella, sin que estuviera para nada al tanto, era el reclamo de una marca que vendía ropa y accesorios para la casa con su rostro y su nombre. Tras alucinar, lo primero que hizo fue alertar a toda su familia virtual de fque no comprase nada de la firma, que estaba empleando su imagen sin su consentimiento.

Artículo relacionado

Esta cuenta vendía cosas con mi imagen. No compréis nada, es un engaño para vosotros. Me acabo de enterar”, contaba en sus stories en Instagram. Además, acompañaba su texto con una imagen en la que se veían los productos que la firma comercializaba empleando una foto sacada (imaginamos que sin permiso) de la cuenta de esta red social de Tamara. En concreto, se trata de una de una de sus instantáneas más especiales: con la que contó a todo el mundo que estaba embarazada. Seguro que la rabia debe ser doble.

Se trata de una imagen compartida el 28 de abril donde Tamara abría su corazón. “Me sentía preparada, tenía ganas y de nuevo recuperé la ilusión. Me lancé al intento. Un año de preparación, quirófanos, mentiras, medicamentos, pruebas... todo daba igual, tenía un objetivo. Dos test negativos de mi gestante me empujaron para intentar quedarme embarazada. Ahora sí que creo en los ángeles. Él ha hecho que lo imposible se haga realidad. Me mandó fuerzas para acabar lo que fui a empezar, lo que desde el primer momento me animó a hacer y hasta tres días antes de su fallecimiento lo vivía con tanta emoción. Hoy termina una constancia, una lucha, un propósito...SÍ... ¡ESTOY EMBARAZADA!”.

Camisetas, tazas… de todo y siempre bajo el título de “Tamara Gorro Fans”, como si detrás de este ‘merchandising improvisado’ estuviera la propia colaboradora o ella, al menos estuviera al tanto del negocio. Tamara, lo único que ha podido hacer ha sido denunciarlo en redes y alertar a sus seguidores que ella no ha dado su aprobación ni se encuentra detrás del proyecto.