Hace apenas una semana, Ezequiel Garay anunciaba que su mujer, Tamara Gorro, había sido intervenida de urgencia después de sufrir unos fuertes dolores en los ovarios. Días más tarde, era la propia influencer quien se sinceraba personalmente con todos sus seguidores a través de las redes sociales y explicaba la situación en la que se encontraba: "El quiste había crecido y el médico decidió intervenir a través de laparoscopia. El ovario estaba secuestrado y tuvieron que colocarlo todo. Han extraído el quiste y me han dejado limpita", explicaba con todo lujo de detalles y aparente tranquilidad.

Artículo relacionado

En aquel momento, Tamara Gorro se mostró muy optimista con el resultado de la biopsia: "Va a estar todo perfecto. Tengo nervios pero no tengo miedo". Pues bien, ese día ha llegado. En la mañana de este jueves, la extronista asistía a la revisión y recibía la mejor de las noticias: "Felicidades Tamara, todo está bien, es un tumor benigno".

Una vez más, Tamara Gorro ha querido compartirlo cuanto antes con su 'familia virtual' a través de su perfil de Instagram. Acompañando una imagen con una enorme sonrisa, la influencer asegura que recordará esa frase "toda la vida". La madrileña se ha sincerado sobre la montaña rusa de sentimientos que le han invadido a lo largo de estos días y que afortunadamente ha tenido un final feliz.

"Ahora respiro con tranquilidad. Capítulo no olvidado, pero sí cerrado", admitía a la vez que lanzaba al aire una determinación: "¡A comerse el mundo!", y es que como ella misma ha especificado siempre encuentra el lado positivo a todo lo que le ocurre.

“FELICIDADES TAMARA, TODO ESTÁ BIEN, ES UN TUMOR BENIGNO”. Esta frase de mi doctor, probablemente sea de las que más recuerde en mi vida... Reconozco que estos días he pasado por una montaña de sentimientos. La positividad abarcaba la gran parte, pero entre ellos inevitablemente aparecía la inquietud y duda... Ahora respiro con tranquilidad. Como dije en el vídeo, miedo no tenía, pero sí lo sentí cuando me comunicaban que entraba a quirófano de un día para otro por un quiste, sin saber qué íbamos a encontrar... Son varias las veces que me he sometido a intervenciones quirúrgicas en esta zona, pero esta sin duda me marcó. Soy de las personas que valora cada segundo de vida, pero como en todo, hay que mirar la parte bonita y yo por supuesto que lo haré. Por lo tanto, capítulo no olvidado, pero sí cerrado. No puedo terminar este texto sin agradecer de corazón al Doctor Órdenes y todo su equipo. Su maravillosa profesionalidad, delicadeza y cariño, han formado parte de esta maravillosa noticia. Y ahora... ¡A COMERSE EL MUNDO! #mamamolona

Una publicación compartida de Tamara Gorro (@tamara_gorro) el