Cuando se acaban de cumplir 11 meses de la muerte de su hijo Álex Lequio, Ana Obregón está sumida en una nueva preocupación: el estado de salud de su madre. Ana María era ingresada de urgencia este fin de semana por causas que se desconocen y desde ese momento la actriz no se ha separado del lado de su madre. Debido a las restricciones sanitarias a consecuencia de la Covid-19 solo es una persona la que puede estar junto a la enferma por lo que se ha visto a la actriz turnarse con sus hermanos para no dejar a su progenitora sola ni un instante.

Artículo relacionado

Envueltos en un halo de preocupación evidente tal y como ha publicado Semana en exclusiva, era Susana Uribarri, representante y amiga íntima de Ana Obregón, quien ha restado cierta importancia al ingreso y es que tal y como ha confesado "gracias a Dios de momento no tengo ninguna noticia grave". La mánager es una de las incondicionales de la actriz y si no la dejó sola durante la enfermedad de su hijo tampoco lo hará ahora.

A punto de cumplirse el primer aniversario de la muerte de Álex Lequio, era la propia Susana quien admitía que Ana se encuentra mal: "Será muy duro, son duros todos los días para ella, pero ese día de un año no quiero ni imaginármelo", admitía con evidente pesar y es que por mucho que sus más allegados están intentando que salga a flote, Ana sigue sumida en una profunda tristeza. No te pierdas todas las declaraciones de Susana Uribarri sobre cómo se encuentra Ana en el vídeo.