José Antonio Avilés ha vivido este martes en Tierra de Nadie una de sus noches más complicadas en Supervivientes 2020. El periodista ha tenido un roce con Albert Barranco, uno de sus grandes amigos, y además, en el juego de recompensa, ha salido muy mal parado ya que tendrá que ir atado a uno de sus compañeros, que ha resultado, por azar, ser su mayor enemiga en estos momentos en la isla, Elena, la madre de Adara. El periodista se ha negado en rotundo a hacer esta prueba y esto ha enfadado mucho a Carlos Sobera.

Artículo relacionado

Avilés, entre las cuerdas dentro su equipo, ha tenido que escuchar las palabras del presentador que ha empezado diciéndole: "Rara vez me pongo serio pero quiero que me escuches". Sobera ha enviado un mensaje muy claro al periodista hasta hacerlo reaccionar: "Nadie puede tomar la decisión unilateral de no participar en las reglas que pone el programa. Tú eres profesional de la televisión y sabes que no podemos saltarnos esas reglas".

Carlos Sobera, ha sido muy claro con el colaborador, que ya en su momento cuando se intercambió de equipo con Fani durante 48 horas también tuvo una crisis y no quiso hacer la prueba. En esta ocasión le ha ocurrido algo similar al no querer atarse a Elena: "No puedes ponerte en una posición de superioridad, es una situación que no te gusta pero que estás obligado a hacer. Puedes abandonar pero asumiendo las consecuencias, que son duras".

Sobera  Avilés

"Me he llevado una hostia de realidad esta noche", se ha defendido Avilés llorando, y Carlos Sobera ha intentado animarle: "Eres un tío de pies a cabeza, eres un profesional del medio, llevas semanas aguantando como un campeón, con tus momentos folclóricos, más emocionales… Tienes que tomarte esto como un concurso, y tienes la gran oportunidad de superarte a ti mismo, superar tus miedos y superar tus límites". Tras estas palabras Avilés ha reaccionado y ha aceptado cumplir con su castigo.