Ana María Aldón se ha marchado de Honduras feliz por su evolución y todos los momentos que ha vivido en la isla pero con una espinita clavada. Ella misma se lo ha hecho saber a Rocío Flores con la que ha tenido una conversación muy profunda en la que, por fin, ha reconocido su malestar por no haberle defendido cuando más lo necesitó, y no una sino varias veces, sobre todo en las primeras semanas de concurso frente a Yiya.

Artículo relacionado

La mujer de José Ortega Cano ha pedido disculpas a Rocío Flores, a su manera, por no haber estado cuando más falta le hizo: "pudiéndote haber molestado mucho conmigo, porque no estuve a a la altura no lo has tenido en cuenta, siempre has sigo generosa, me has dado más tú a mí que yo a ti", le ha dicho. La diseñadora ha reconocido sentirse 'pequeña' al lado de la nieta de la más grande: "Tengo 42 años y me has dado lecciones tú a mí. Eres clara y directa".

Ana María Rocío Flores

Rocío Flores se ha mostrado agradecida por estas palabras pero ha sido, una vez más, muy sincera con Ana María: "Me alegro que en esta última etapa hayamos sabido equilibrar la balanza y ayudarnos mutuamente; entré en este concurso con la idea de que formabas parte de mi familia por encima de todo y me di un choque de realidad". La hija de Antonio David no ha tenido problemas en reconocer que no entendió "ciertas posturas". "Me di cuenta que éramos dos concursantes individuales", ha resaltado.

Ana María Aldón y Rocío Flores

"Espero que no me guardes ningún rencor", le ha respondido Ana María Aldón muy afectada mientras la escuchaba, y Rocío Flores Carrasco no ha podido ser más sincera: "No te guardo nada, aunque no lo entiendo, aunque no seas de mi familia de sangre solo por ser la mujer de quien eres para mí determina todo, pero gracias a esto he podido hacerme más fuerte".