“Os voy a dar un consejo y esta vez os lo voy a dar gratis: tenéis un problema con el físico. Estáis obsesionadas”. Soraya estaba enfadadísima y no lo pensaba ocultar. Algunos seguidores estaban diciendo mentiras acerca de ella, y lo hacían en una foto en la que ella aparecía abrazando a su hija: “te has retocado la cara”, “te has pasado con el retoque”, “esa nariz no es la tuya”… a la extremeña se le hinchó eso de lo que la acusaban de haber modificado y contraatacó.

Artículo relacionado

“Para todas esas que en una fotografía sencilla simple de un madre con una hija veis exclusivamente retoques, os puedo decir que tener un problema”. Dice una Soraya muy seria en las historias de Instagram. “Las que exclusivamente estáis obsesionadas con el físico, solo veis retoques. Hacéoslo mirar. No es broma. Esto se llama ‘trastorno de quererse poco a un mismo y fijarse en los fallos de los demás’”, diagnóstico, de manera severa, la artista que salió de OT.

Para ella es vital frenar a los ‘acosadores’. “A esta gente hay que pararle los pies porque que seamos personajes públicos no significa que no seamos personas”.

Ella se ha enfadado sobremanera y pretende que con sus palabras “mucha gente sepa reaccionar” en situaciones que ella ha calificado de ‘bullying, “para que no se amedrenten”. “A esta gente hay que contestarles, pararles los pies, hay que ponerles en su sitio como se merecen”.