La vida de Sonsoles Ónega ha cambiado radicalmente desde el pasado verano después de fichar por sorpresa por un nuevo proyecto en Atresmedia. La periodista se ha puesto al frente de 'Y ahora Sonsoles' y en exclusiva para Lecturas ha revelado que lo que más pena le ha dado a la hora de dejar Mediaset es haberse perdido la reaparición de Ana Rosa Quintana tras casi un año alejada de los platós debido a un cáncer de mama: "La recuperación de Ana Rosa me ha importado, me ha preocupado y cuando supe que ya volvía tuve una inmensa ilusión. Si hay algo que queríamos todos y cada uno de nosotros, los que formábamos parte y los que forman parte de Telecinco, desde el día que se fue, era esperar el día que volviera", ha manifestado en esta revista.

Sin embargo, gracias a su perfil en redes sociales, hemos descubierto la batalla personal que está librando y que tiene que ver con la diabetes, la enfermedad que le diagnosticaron a su hijo menor, Gonzalo, cuando tan solo tenía cuatro años.

Artículo recomendado

Sonsoles Ónega veta a uno de sus colaboradores por ir en chándal: "¡No vas a entrar!"

Sonsoles Ónega veta a uno de sus colaboradores por ir en chándal: "¡No vas a entrar!"

Este lunes 14 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Diabetes y Sonsoles Ónega ha vuelto a sacar a relucir su lado más solidario volcándose con la lucha y lanzando un mensaje para apoyar la causa y la investigación contra esta enfermedad que padece su hijo desde tan corta edad: "Investigar es curar", ha dicho a través de sus 'stories' de Instagram completamente concienciada.

Esta dolencia ha marcado tanto la vida de Sonsoles Ónega como la de su familia y, en esta misma revista, explicó cómo le ha cambiado la vida esta enfermedad a su familia. Un hecho que ha provocado que hayan tenido que llevar a cabo un cambio de hábitos en su rutina: "Lo pasé muy mal con la diabetes de mi hijo. Desde que cambié de alimentación he adelgazado 12 kilos. Quitarme el azúcar me ha dado salud", revelaba.

sonsoles ónega

Sonsoles Ónega lanza un importante menaje por el Día Internacional de la Diabetes.

Instagram @sonsolesonega

Artículo recomendado

Sonsoles Ónega incomoda a Esther Doña con una pregunta que se niega a responder

Sonsoles Ónega incomoda a Esther Doña con una pregunta que se niega a responder

Desde ese momento, Sonsoles no ha dejado de luchar y por ese motivo se ha volcado en cuerpo y alma en la investigación contra esta dolencia que afecta a tanta personas y que tan de cerca está sufriendo ella. La presentadora se ha convertido en una de las voces más autorizadas a la hora de hablar de la diabetes, ya que conoce de primera mano la enfermedad y todo lo que ello conlleva, ya que su vida y la de su hijo ha cambiado radicalmente desde entonces.

Además, Sonsoles también quiso dar visibilidad a esta enfermedad revelando en Mtmad uno de los episodios más duros y que más le ha marcado: el ingreso de su hijo pequeño en el hospital con el azúcar muy alto. "Ingresó con 500 de azúcar cuando lo normal deberían ser 70. Piensas que el niño se te va porque lo ves con cuatro vías metiéndole insulina y luego tiene que estar tres semanas ingresado porque tienes que aprender a llevar la enfermedad", manifestaba con el corazón en un puño pero dejando claro que ya ha aprendido a convivir con la diabetes.

Sus hijos, su motor

Yago y Gonzalo, de 12 y 9 años respectivamente, son las personas más importantes en la vida de Sonsoles Ónega y la presentadora se ha manifestado recientemente en Lecturas sobre cómo han vivido sus hijos su cambio de trabajo. Un paso al frente por el que ha decidido apostar por un nuevo formato en Antena 3: "Me ven últimamente un poco más tensa, no con ellos, pero sí, en el día a día. Salir de mi zona de confort me genera cierta tensión, pero, gracias a Dios, mi familia, mis amigos y amigas son mi núcleo duro".

Incluso, Yago y Gonzalo le han llegado a hacer una petición a su madre: "Me han pedido que no baile, porque se avergüenzan. Me dicen que no baile y que lo hago muy mal", contaba también entre risas.