"Que se enfoquen en mí, en que estoy bien, en mi familia, en mis hijos, en mi trabajo... Que no se tenga en cuenta de quien me enamoro o de quien no" decía Jessica Bueno (33 años) en su primera visita al plató de Gran Hermano Vip tras su expulsión. Para muchos era la ganadora, de hecho, dentro de la casa también parecía una realidad que ella estaría en la final, pero las cosas han cambiado y el público ha querido que fuera la expulsada de la semana anterior.

Su acercamiento a Luitingo, a pesar de sus reticencias iniciales y de que nunca terminó de ser más que eso, un acercamiento, no gustó a quienes confiaban en un encuentro romántico con Pablo Marqués, el que era su pareja antes de encerrarse en la casa más famosa de Guadalix de la Sierra. Y aunque ellos no han explicado a fondo la naturaleza o los pormenores de su relación, es evidente que mantenían más que una amistad, que eso es lo que ha frenado a la sevillana con su compañero y que las cosas con él, tras su salida no han sido idílicas. Pero ella no quiere ir más allá, no ha dado explicaciones, y quiere que se enfoquen en su trabajo.

Y no es de extrañar, pues tiene tres hijos a los que sacar adelante, y que probablemente hayan sido la única razón por la que haya aceptado participar en el reality y pasar más de dos meses sin verlos. Su caché exacto se desconoce, pero teniendo en cuenta que ella nunca había participado en ningún reality y apenas había pisado un plató de televisión, ni siquiera durante el tiempo que compartió su vida con Kiko Rivera, lo que hace que el precio suba y que la cuenta final semana tras semana aumente para ella, a pesar de no haber logrado colarse en la final.

Jessica Bueno y Luitingo
Telecinco

Los ingresos de Jessica Bueno al margen de 'GH VIP 8'

Pero ‘GH VIP’ no es, ni mucho menos, su única fuente de ingresos. Ella los últimos años de su matrimonio con el futbolista Jota Peleteiro, el padre de sus dos hijos, estuvo formándose. Concretamente estudió Protocolo y Organización de Eventos en la Universidad Francisco José Cela, carrera de la que se graduó en 2021. Y no tardó en poner sus conocimientos en marcha, creando una empresa con una amiga y compañera.

Se trata de su propia agencia de organización de eventos, se llama Birya Studio y según explica en su propia página web “nace de la unión de dos mentes muy inquietas, emocionales y perfeccionistas que trabajaron de manera conjunta durante cuatro años de carrera universitaria y, que dieron como resultado un gran equipo creativo”. Lleva operando desde el pasado mes de abril y no han sido pocos los clientes que han confiado en ellas para reuniones de muy diversas temáticas, entre ellos están Bermufest o Malla Lalana.

Jessica Bueno y Pablo Marques
Gtres

Pero además ella trabaja como modelo para diferentes firmas, el año pasado regresó a la pasarela Simof, que acoge a la moda flamenca y que es una de las más importantes del sur, y cuenta con un perfil de Instagram con más de doscientos cuarenta y tres mil seguidores, lo que le permite hacer colaboraciones muy bien remuneradas porque hoy en día el marketing digital está en alza y para quien tiene la oportunidad es un trabajo que además le permite fácilmente conciliar con su familia.

Pues si hay algo que ella ha dejado claro en estos meses en que la hemos podido conocer un poquito más, es que sus hijos son su absoluta prioridad, y que es una mujer que tiene las ideas muy claras. Ahora, muy a su pesar, todas las miras están puestas en si retoma su relación con el empresario Pablo Marqués o espera a que salga Luitingo por si existe la posibilidad de que la supuesta atracción que han tenido se materialice fuera. Solo ella conoce sus intenciones y no parece por la labor de compartirlas. El tiempo dirá.