Nunca hay que dar nada por perdido. Por mucho que resulte imposible o por muy difícil que parezca, al final, las cosas cambian y todo termina volviendo a su sitio. Así nos lo han demostrado Sergio Dalma y su hijo Sergi. De no dirigirse la palabra han pasado a no poder separarse. ¡Quién lo hubiese dicho! No hay noticia que nos haga más feliz que la de una familia que se reconcilia.

Artículo relacionado

La relación entre padre e hijo llegó a extremos altamente preocupantes. Tras estar distanciados durante un tiempo, la participación de Sergi en el programa Mira quién salta, junto a su madre, Maribel Sanz, hizo que el cantante y su vástago rompiesen definitivamente. A Dalma no le gustó nada esta decisión, pues prefería que su hijo se dedicase a estudiar -las incendiarias declaraciones de su madre tampoco ayudaron-. Tal era el nivel de frialdad que incluso llegaron a enfrentarse en un juzgado.

Pero el tiempo pasa, las cosas mejoran y la vida encuentra su camino. Hace justo un año nos enterábamos de que el cantante y su hijo habían vuelto a retomar su relación. Dalma acudía al cumpleaños de su hijo y limaban asperezas. ¡Por fin! “Feliz de poder estar así con mi padre, ha costado.. Pero estoy muy orgulloso de ti!! Te quierooo viejoo!!”, le escribía. Y desde entonces, no ha hecho más que mejorar.

Ahora, padre e hijo comparten comidas y complicidad y presumen de relación en las redes sociales. Ojalá pudiésemos dar siempre estas noticias. Mucha felicidad para los dos y muchísimo cariño. ¡No hay nada como la familia!