Hay amistades que trascienden a la muerte, como el que siempre mantendrán María Teresa Campos y su pareja Edmundo Arrocet con Chiquito de la Calzada. El genial cómico decía adiós para siempre el 11 de noviembre, conmocionando a todos. La presentadora que ya está recuperada de la intervención quirúrgica a la que se sometía a finales de febrero tras sufrir una oclusión intestinal, ha hecho un paréntesis de las procesiones de Semana Santa y se ha acercado junto a Edmundo hasta el restaurante 'El Chinitas', el establecimiento del que era un cliente habitual. Allí, la pareja se ha unido al homenaje que se ha celebrado para honrar la memoria del humorista. Durante el acto se ha desvelado el mural y el retrato de Chiquito que han colocado en la mesa en la que solía sentarse. Gregorio Esteban, el nombre verdadero del actor y bailaor, no solo es un símbolo del restaurante, sino de la ciudad de Málaga y del humor de nuestro país.

Artículo relacionado

Precisamente, en Málaga ha sido la ciudad donde Chiquito coincidió en numerosas ocasiones con la veterana periodista y su novio. María Teresa y Edmundo han tenido un bonito gesto con él asistiendo a este acto íntimo, donde le han recordado con mucho cariño. Cuando el cómico falleció, a Arrocet le invadió una gran pena, pues se encontraba viajando a Málaga para verle, pero “no ha llegado a tiempo", decía entonces María Teresa. “Cuando estaba saliendo por la puerta para ir a verle, Terelu le ha llamado para decirle que era demasiado tarde”, explicó.

Esta Semana Santa está siendo especialmente significativa para la madre de Carmen Borrego y Terelu Campos, pues su asistencia demuestra que ha superado sus problemas de salud, después de uno de los años más complicados de su vida. Además, ha coincidido con la mayoría de edad de su nieta Alejandra Rubio, un motivo más de felicidad.