La segunda oportunidad (oficial) de Mario Vargas Llosa y Patricia Llosa, tras su ruptura con Isabel Preysler

El entorno más cercano a Mario Vargas Llosa y Patricia Llosa habla de todo “el tiempo juntos” que el ex matrimonio está pasando después de que el escritor haya roto su relación con Isabel Preysler

foto autor Conchi
Conchi Álvarez de Cienfuegos

Redactora Jefe de Clara Corazón

mario vargas llosa y patricia llosa
Gtres

Debatirse entre el amor en la madurez, y el de toda la vida. Mario Vargas Llosa (87 años) se ilusionó como un chiquillo con Isabel Preysler (72 años), cuando iniciaron su romance en 2015. En 2023, cuando la ruptura ya era una realidad, el escritor retomó el contacto, los viajes y las confesiones con la madre de sus tres hijos, Patricia Llosa (78 años). Su prima, y, también, la mujer con la que estuvo 50 años casado. Ahora, por primera vez, el entorno del Nobel habla sobre este acercamiento, ¿qué hay de verdad en esta segunda oportunidad que el matrimonio se habría brindado?

Artículo recomendado

La pena de Mario Vargas Llosa tras el desinterés de Isabel Preysler

Mario Vargas Llosa

“No sé si lo describiríamos como una reconciliación o no, pero es cierto que están pasando bastante tiempo juntos desde que la relación con Isabel Preysler terminó”, le llega, desde el entorno más cercano de Mario, a El País, el periódico con el que Vargas Llosa habló sobre su ruptura con la ‘reina de corazones’. Fue hace unos meses, cuando el Nobel dijo que “no se arrepentía” de su relación con la madre de Tamara y que su relación había sido “una experiencia magnífica, pero no literaria”. Entonces, Aseguró que estaba feliz de abandonar una realidad en la que no sentía cómodo. Cambiar los eventos y los flashes, por la placidez de su despacho y de sus libros. “Son dos mundos muy distintos, muy separados”.

Mario Vargas Llosa, Patricia Llosa y Álvaro Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa y Patricia Llosa en su llegada a París

TWITTER @AlvaroVargasLl

El entorno de Mario Vargas Llosa no usa el término reconciliación, pero quizás no haga falta. Los hechos hablan más que las palabras. En los últimos meses, Patricia Llosa ha vuelto con fuerza a la vida del autor. Estuvo cuando ingresó en la Academia de la Lengua Francesa, se volcó con él ante su último covid y han realizado innumerables viajes juntos, el último, un crucero por la costa del sur de Italia. Vuelven a ser una familia unida, tras siete años de distanciamiento. “No nos toca a nosotros decir si esa relación es romántica o de otra naturaleza, pero lo importante es que el clan familiar, que se había en cierto modo roto durante siete años, sin duda se ha restablecido”, le dicen a El País.

Artículo recomendado

Mario Vargas Llosa habla de su coincidencia con Tamara Falcó e Íñigo Onieva en el aeropuerto tras su boda

Mario Vargas Llosa

Los planes de futuro de Mario Vargas Llosa y su ex mujer Patricia Llosa

El verano lo pasarán juntos, de eso no cabe duda. Tras Sicilia, donde han compartido viaje con sus tres hijos y algunos de sus nietos; Mario Vargas Llosa y Patricia Llosa se establecerán en Madrid, al menos durante algunos días. Les gusta viajar, algo que no han parado de hacer, desde que la noticia de la ruptura del Nobel e Isabel Preysler saltara a la prensa, el diciembre pasado.

Artículo recomendado

Mario Vargas Llosa reaparece por sorpresa tras su encuentro con Tamara Falcó e Íñigo Onieva

Mario Vargas Llosa

Este acercamiento hace feliz a Morgana, Gonzalo y a Álvaro, los hijos del matrimonio. “A nadie deben mi padre y su obra tanto como a ella. Mi padre lo ha proclamado muchas veces en público, nos lo repite a menudo en privado. Nadie merecía estar en primera fila más que ella. La mujer de su vida, dicen los cursis. No sólo los cursis. Los inmortales también”, así hablaba Álvaro, cuando su madre les acompañó a Paris para investidura de Mario en la Academia de la Lengua Francesa. De no haberse producido la ruptura con Isabel, esta estampa no se habría producido.

Quizás el primer acercamiento entre Mario Vargas Llosa y Patricia Llosa tuvo lugar cuando se reencontraron en Lima con motivo de la boda de una de sus nietas. Durante la celebración, al autor se le vio eufórico, feliz por haber recuperado a su familia. Y es que, en los últimos siete años, no habíamos visto tantas escenas familiares. Cuando estuvo con Isabel, el entorno de esta se volvió su realidad, y escaseaban los planes junto a Álvaro, Morgana y a Gonzalo.

 

Mario Vargas Llosa y Patricia Llosa

D

Gtresonline

Los hijos de Mario Vargas Llosa, dolidos con la separación de sus padres

A pesar de que cuando se produjo la separación del matrimonio Llosa, en junio de 2015, los hijos ya tenían todos los 50 años más que cumplidos, estos vivieron la ruptura con un dolor tan intenso, que parecía propio de la adolescencia. Afirmaron sentirse sorprendidos, pues, tan solo unas semanas atrás, habían estado celebrando junto a sus dos progenitores las bodas de oro. También estaban tristes, apenados por el fin de esta historia de amor; en la que ella había sabido perdonar todo. No olvidemos que Patricia, dolida por la infidelidad de su marido, quiso ponerse en contacto con Isabel y acabó enviándole una carta avisándole que, eso que había hecho con ella, no era novedad. Ella ya había perdonado un buen número de escapadas y romances fugaces de su marido. Y le advertía. Al final, él siempre acaba volviendo al seno familiar. Siete años más tarde, el tiempo le dio la razón a Patricia. 

¿Mario Vargas Llosa, aún enamorado de Isabel Preysler?

"Isabel sabe que Mario la siga amando, por mucho que los hijos lo paseen por todas partes en andas y por mucho que la exmujer corra a su lado a resolverle cualquier cuestión de intendencia", escribió Pilar Eyre, hace solo unos días, en su blog para la revista Lecturas. La periodista sostiene que Vargas Llosa es incapaz de olvidar lo feliz que fue al lado de 'la reina de corazones', aunque diga que pertenecen a mundos contrarios. De hecho, el novelista se sintió profundamente descorazonado cuando, tras pasar por urgencias debido a la covid, descubrió que Preysler no se había interesado por él, ni había preguntado por cómo se encontraba. 

El corazón de Mario Vargas Llosa, a sus 87 años, estaría hecho un tremendo lío. Isabel lo tiene claro, no quería más celos por parte de un hombre, y Patricia siempre dijo que ella no era celosa. 

Loading...