Saray se ha convertido en la protagonista de uno de los episodios más bochornosos de ‘Masterchef’. Cuando los espectadores creían que nada podría superar al ‘León come gamba’, llegó la concursante con una perdiz sin desplumar y se ganó la expulsión directa, no sin antes recibir la reprimenda de todos los miembros del jurado.

Los desplantes de la joven a lo largo de todo el concurso llegaron a su punto álgido cuando, llevada por sus demonios y sin ningún decoro, presentó a los jueces una perdiz sin pelar ni cocinar con verduras crudas puestas por encima. Un momento del que la cordobesa no se arrepiente. “Si te digo la verdad, sí. Lo volvería a hacer. No tenía ninguna posibilidad de salvarme”, ha asegurado en una entrevista a RTVE.

Artículo relacionado

La aspirante, además, defiende en todo momento su comportamiento. “No tengo el comportamiento de la infanta Leonor. Qué hago, soy así. Soy una persona al natural como el atún. No puedo fingir. Es que yo soy ‘La Saray’. Quien me quiera bien, y quien no, carretera y manta”, ha afirmado en la mencionada entrevista.

Sin embargo, lo que más ha sorprendido es que Saray, tras esta dura experiencia, continúe teniendo más ganas de televisión. La joven, que ya participó en el programa ‘Casados a primera vista’ de Antena 3, no descarta continuar en la pequeña pantalla. “Me he dado cuenta que me encanta el mundo de la comunicación y la televisión. Veo una cámara y me vuelvo loca. Me encantaría hacer un reality o un programa de televisión”, ha asegurado.

¿Su próximo concurso?

Unas palabras a las que las redes sociales ya han encontrado solución. La concursante se convirtió en ‘trending topic’ durante la emisión del programa. Su actitud corrió como la pólvora en Twitter, donde los memes no tardaron en aparecer.

En muchos de ellos, los propios usuario piden al consejero delegado de Mediaset, Paolo Basile, que fiche a la joven como nueva concursante de ‘GH VIP’ o para cualquier programa de la cadena. ¿Veremos a la cordobesa en los platós de Telecinco? Lo único claro es que Saray ha venido para quedarse.