Sara Sálamo siempre ha mostrado su compromiso en contra del maltrato animal, tanto así que, además, es vegetariana. Ha sido esta forma de vida lo que ha provocado un aluvión de críticas tras su última publicación en Instagram en la asistía por primera vez al Santiago Bernabéu con su hijo Theo.

En la instantánea aparece de lo más feliz con su hijo en brazos luciendo un vestido de lunares verdes y unas zapatillas de deporte, un calzado que según ha podido corroborar la actriz más tarde, son de piel.

La actriz de Brigada costa del Sol ha salido en su defensa para pedir perdón: "Confiaba en que eran sintéticas y me veo en la obligación moral de pedir perdón", y es que según afirma ella misma sus estilistas saben que es vegetariana y que no usa nada de piel, pero lamenta que en esta ocasión "se les debió de pasar o no sé lo que ocurrió".

Artículo relacionado

La carta publicada en los stories de su perfil prosigue: "Me tomo muy en serio el maltrato animal. Y, si no lo consumo, me parece una hipocresía utilizarlo para ponerme guapa. Estudio con esmero los tejidos de la ropa que me compro".

La novia de Isco Alarcón ha aprovechado para hacer una petición al mercado y es que asegura que le es muy complicado encontrar bolsos y calzado 100% sintético: "Trato siempre de hacer todo lo posible por poner mi granito de arena y no llevar nada que tenga piel de animales. Ojalá cambie el mercado y los tejidos sintéticos sean los que más abunden", sentencia.