Los mensajes han sido constantes. Los fans de Sara Carbonero e Iker Casillas estaban muy preocupados por la pareja y su familia a raíz del paso del huracán Leslie por Portugal. Los ‘Carbonillas’ viven en Oporto desde hace 3 años, por lo que la ciudad portuguesa se ha convertido en su segunda casa, de ahí que su preocupación los estragos de este ‘tormentón’ haya sido absoluta.

Artículo relacionado

Sara ha posteado su plan de domingo, cargado de calma tras una tormenta perfecta. La periodista ha aclarado que “todo está bien” y ha dado las gracias por los mensajes preocupándose por ella y por su familia. Todos están bien y ayer pudieron disfrutar de uno de sus días de ‘slow life’, que tanto le gustan a la empresaria. Ella e Iker llevaron a los niños a los columpios y, por la tarde, jugaron en casa al ajedrez, al refugio del viento y del temporal que había amainado de manera considerable.

Por su parte, Casillas colgó el estado del mar: muy revuelto y con olas furiosas, que se estampaban contra el espigón. Desde su casa portuguesa tienen unas vistas privilegiadas, que estos días les ha tenido, más que nunca, pendientes de la actividad marítima. Además, también compartió algunos instantes con sus hijos, Lucas y Martín, que está tan mayor que hasta ejerce de fotógrafo de sus padres y hermano.