Iker Casillas y Sara Carbonero han vuelto a Oporto. Aunque el matrimonio ya se encuentra totalmente asentada en Madrid, la pareja ha decidido pasar unos días en Portugal. Tanto el portero como la periodista guardan muy buen recuerdo de su etapa en el lugar, en donde cuenta con grandes amigos y flecos pendientes por resolver antes de que su mudanza sea completa.

Artículo relacionado

La pareja se ha instalado durante unos días en la casa de sus últimos cinco años. Una vuelta a Portugal que el propio portero ha compartido en su perfil de Instagram. EL deportista ha confirmado que se encuentran en la ciudad con una fotografía de lo más especial. "De vuelta por unos días... 👌”, ha escrito junto a una imagen en la que se puede ver el puente Don Luis I.

Sara, por su parte, ha dejado claro lo unida que sigue con el grupo de amigos que formó en Oporto. La periodista ha compartido el domingo con Ana Carolina Teixeira y Filipa Cardoso, las mamás de los mejores amigos de sus hijos, Martín y Lucas. Juntas disfrutaron de una jornada en la playa.

Sin embargo, el día no terminó ahí. La presentadora ha demostrado que todavía le quedan cuentas pendientes en la ciudad. En concreto, Sara Carbonero ha compartido en la sección de ‘stories’ una fotografía de su hijo en el dentista. Muy sonriente, el pequeño ha ido al médico en Portugal, a la misma clínica que lo hacía antes de que tuviera lugar la mudanza a España.

Artículo relacionado

Iker Casillas y Sara Carbonero han vuelto al lugar en el que tan felices han sido durante cinco años. Aunque han comenzado una nueva vida en España, la pareja sigue muy unida al lugar, en donde cuentan con grandes amigos. La pareja se instaló en Oporto en julio de 2015 y consiguieron formar un grupo de personas cercanos a los que continúan estando muy unidas a día de hoy. Una amistad que piensan mantener a pesar de la distancia que ahora les separa.