Cómo nos hemos alegrado de volver a escuchar la voz de María Teresa Campos en televisión. Aunque sea por teléfono. La veterana periodista lleva alejada de la televisión desde que le sobrevinieran diversos problemas de salud, por los que tuvo que ser hospitalizada e incluso operada –por una oclusión parcial del intestino, justo hace un año. María Teresa está cuidando sus apariciones públicas, porque se ha volcado en los cuidados de su hija Terelu cuando esta más los ha necesitado.

Precisamente, ha sido a ella que le ha empezado a sonar el teléfono. Su cara de sorpresa no daba crédito: en un gesto poco usual, su madre la llamaba. Su voz sonaba con la misma energía e ironía de siempre, pero además feliz y serena. En 'Sálvame' se encontraban comentado la exitosa venta de sus muebles y el desfile de la línea de ropa de Edmundo Arrocet, su pareja, y en la que ni ella ni sus hijas habían acudido. Sus compañeros se extrañaban de su ausencia. ¿Qué las había llevado a no estar allí arropándole?

Artículo relacionado

Terelu y su hermana, Carmen Borrego, admitían no saber nada de este evento y sugerían que Edmundo no las habría querido "comprometer", quitándole hierro al asunto. María Teresa entraba en directo para corroborar la versión de sus hijas. Con mucho sentido del humor y resignación, afirmaba: "Salgo poco, pero parece que todos los días tenga que justificar algo".

En su caso, fue el propio cómico el que le sugirió a su pareja que se quedara en casa: "Llegué tarde a casa por la tarde y estaba lloviendo. Edmundo me dijo: "No vengas, que hace frío".

Muy generosa y con un ánimo especial en la voz, María Teresa revelaba la razón que la había entretenido tanto en la tarde de ayer: "Ayer estuve allí en Telecinco y me hizo mucha ilusión veros a muchos de vosotros". ¿Dará la veterana periodista una alegría a su público anunciando su esperadísima vuelta a la televisión?