La muerte de Fran Álvarez ha supuesto un mazazo para su familia y amigos pero también ha dejado muy tocada a su ex mujer Belén Esteban, que ha recibido como un jarro de agua fría la noticia de su inesperada muerte a los 43 años de edad.

Artículo relacionado

La colaboradora de Sálvame ha decidido no ir a su puesto de trabajo este lunes, a pesar de que tenía previsto ir, y es que, según sus compañeros, en estos momentos tan duros para su ex familia política ella prefiere mantenerse en un segundo plano, aunque inevitablemente también se haya convertido en noticia.

Su compañera y amiga Gema López ha podido hablar con ella hasta en dos ocasiones desde que hace 24 horas se conociera la noticia de la muerte de Fran Álvarez, quien fuera encontrado muerto sobre su cama en su domicilio por una de las trabajadoras de su bar. "No voy a desvelar lo que Belén me ha dicho, además es algo que le corresponde a ella, pero la noticia le ha supuesto "un shock", ha dicho la periodista.

Gema López

Según sus palabras, y más allá de lo que pueda removerle interiormente a la propia Belén por todo lo que significó para ambos su relación llena de altibajos, a Belén le duele cómo se sentirán sus padres. "Se pone en su posición. La madre había sufrido una pérdida hacía tiempo y Fran era un poco su ojito derecho", ha dicho Gema, a lo que ha añadido: "Creo que por su cabeza, más que su propia historia y su vida, se pone en el lugar de esos padres".

Belén Esteban y Fran Álvarez

Gema López, ya desde su propia opinión, cree que Belén tiene miedo de remover cosas que le duelen y hacer daño a los suyos, además de por supuesto respetar el gran dolor de la familia del que fue su marido.