Este 12 de julio es muy especial para Diego Matamoros, pues no solo cumple 32 años sino que también lo hará a escasas horas de convertirse en un hombre casado. Pero, ¿cómo celebrará este cumpleaños tan único?

Lecturas ha podido saber que Diego y Estela tienen previsto celebrar una pequeña cena con sus amigos más allegados. Será algo relajado, pues no conviene desfasar cuando uno tiene por delante una celebración tan importante. Los novios deben estar frescos y descansados para disfrutar al máximo de su gran día.

¿Dormirán juntos esta misma noche respetando las tradiciones o ellos, incapaces de estar el uno sin el otro, también pasarán juntos la previa a la noche de bodas? Lo que sí está claro es que ellos, que tan tanto se han implicado en la organización del día para que todo salga como siempre soñaron, se vestirán por separado. Conviene respetar eso de no ver al ser amado hasta el momento justo de que dé comienzo la ceremonia, y ellos así harán. Sabemos que Diego, que es tremendamente detallista, ha estado muy pendiente y que desea sorprender, tanto su chica como a los invitados, luciendo dos trajes a lo largo de la celebración. Igual que hará Estela, que ha guardado con gran celo el diseño de los vestidos con los que uno, dará el ‘sí, quiero’, y dos, disfrutará de la fiesta posterior.

Cuando quedan horas para la boda, a Diego le consume la duda de si su padre asistirá o no. Él ha manifestado que, hasta el mismo día, tendrá las puertas abiertas de la celebración y que nada le haría más ilusión que tenerle entre los presentes, pero, de momento, Kiko no da su brazo a torcer y no desvela qué es lo que hará. ¿No sería un estupendo regalo de cumpleaños contar con su confirmación? El novio en capilla no querría otra cosa.