No sabemos qué se le cae más a Rossy de Palma con lo que le ha dicho su hija, las lágrimas o la baba. La joven Luna, de solo 17 años de edad, le ha dedicado un sentido texto que sirve de precioso homenaje a su madre.

Artículo relacionado

“Estoy segura de que mucha gente se pregunta cómo es crecer con una madre como la mía, quien, como todos saben, es actriz, modelo, escritora, diseñadora, compositora y creadora en general. Eso está muy claro, pero tengo la sensación de que muchas veces a la gente se le olvida que también es humana, y como ser humano es humilde, apasionada, benévola, sencilla, original, sincera, poderosa, clara, sin tapujos ni tabúes, maravillosa y única. Aunque solo somos una familia de tres, mi hermano y yo nunca hemos echado nada en falta, porque ella ha cubierto todos los aspectos de la maternidad y paternidad. Siempre nos ha dicho que bajó al infierno por dos ángeles, y yo hoy quiero que sepa que ella también es mi ángel. Te quiero, mamá". Con este texto publicado en la revista Solar Magazine la adolescente consigue que no solo a su madre el corazón se le encoja como un puño, sino también a todo el que lo lee.

Rossy es madre soltera de dos hijos. Luna es la pequeña, y Gabriel, el mayor. Con ellos mantiene una gran relación y parece que tienen capacidades artísticas. De hecho, la joven, hasta ha hecho un cameo una de las películas de su madre ‘Solo Química’. Parece que le gusta el teatro y ya da clases, ¿se estará forjando una nueva generación de actores en la familia García (el verdadero apellido de la 'chica Almodóvar)?