A Rosa Benito no hay quien le borre su sonrisa perenne. Vive apartada de la televisión, pero concentrada en las cosas que le hacen feliz: compartir escenario con su hija Rosario Mohedano, el calor de su familia y esos momentos impagables llenos de confidencias que comparte con sus amigas. Ni los rumores sobre una economía tocada ni los ataques desde el programa en el que fue una habitual hasta hace un año y medio, le amargan la fiesta.

La mediática tertuliana ha compartido una imagen que es el resumen de la fantástica velada de 'solo chicas' que ha disfrutado este fin de semana. Ha dejado las penas en el cesto de la ropa sucia y, junto con tres amigas, se ha evadido de los problemas de la forma más sencilla y efectiva que existe. El 'calorcito' de quien te quiere y te comprende, aderezado de manjares reconfortantes, sentencias lapidarias, anécdotas, cotilleos inconfesables y picantes pero, sobre todo, muchas risas. Ya lo asegura el dicho: lo que pasa en una noche de chicas se queda en la noche de chicas.

Artículo relacionado

La Benito se venía arriba al compartir la imagen y la acompañaba con una frase, en principio, inocua y con la que, ni por asomo, pretendía generar debate ni herir susceptibilidades, pero así ha acabado siendo. "Los hombres en casa, las mujeres a la calle😜 ", escribía. Mientras que algunos de sus seguidores la han animado a disfrutar de la vida y a quedarse con esos momentos de respiro que dan reuniones así, otros han señalado que la frase que ha usado rezuma cierto machismo. "Así se hace Rosa, los tiempos cambian ¡y mucho! A disfrutar mientras se pueda", comentaba una fan. En el otro lado de la balanza, sin embargo, alguien escribía: "Los hombres que hagan lo que quieran y las mujeres, lo mismo. ¡Ay, de verdad, y luego queremos ser modernas!".

Como hemos señalado, en el comentario de Rosa no tiene pinta de que exista, ni por asomo, intención de ofender y está escrito desde el más absoluto desenfadado solo que, con la emoción del momento, parece que no se le debe haber ocurrido una idea más igualitaria y acorde a los tiempos que vivimos. De ahí que la hayan tildado de "machista" y poco moderna. Está claro que, siendo un personaje público, Rosa tiene que ir con mil ojos para tener a sus legión de admiradores contentos.